Las mejores series del 2018

El año está llegando a su fin y es momento de hacer un balance con las series que definitivamente lograron destacarse dentro de las cada vez mejores propuestas que hallamos en la pantalla chica. La calidad narrativa, las actuaciones deslumbrantes y los minuciosos trabajos de producciones y dirección, dan cuenta de como la ficción televisiva ha logrado equiparar al cine e incluso superarlo, dejando muy atrás aquella denominación de la “caja boba”. No es casualidad que este año muchas estrellas de Hollywood hayan decidido apostar por este formato que no para de innovar y crecer. Lo mismo podemos decir de los escritores, quienes han visto a sus novelas cobrar vida  en la pantalla de maneras impensadas.

Mientras que las plataformas de streaming parecen coronarse como la nueva televisión, las cadenas tradiciones han debido aggiornarse con contenidos atractivos tanto para el cable como para sus propias aplicaciones. ¿Acabará el streaming derrotando a la TV? Por ahora solo podemos decir que esta guerra ha generado un sinfín de series que nosotros como fervientes espectadores estamos más que agradecidos.

A continuación, te presentamos nuestro ranking con las mejores series del 2018

15. Castlevania

La serie animada de Netflix basada en la popular saga de videojuegos del mismo nombre continúa ofreciendo una adaptación llena de emoción, violencia y venganza que explota al máximo la naturaleza oscura de esta fantasía medieval.

Compuesta de 8 episodios, el doble que su antecesora, la segunda entrega de Castlevania sigue al cazavampiros Trevor Belmont, que junto al dhampiro Alucard y la oradora Sypha se preparan para derrocar a Drácula y proteger así a la humanidad de sus peligrosos planes. Pero la trama se complica aún más con la aparición de nuevos personajes que intentan sacar provecho de esta batalla: los humanos Hector e Isaac que se encuentran al servicio del Conde y la vampiresa Carmilla.

Al igual que la primera parte, esta nueva temporada se toma su debido tiempo para desarrollar cada subtrama, explorando la psicología y las motivaciones de cada uno de estos personajes que han optado por el camino del mal.

El tratamiento filosófico comparable con las obras de Shakespeare, las acertadas voces y las brillantes y sangrientas secuencias de acción pocas veces vistas en una serie animada, hacen de esta adaptación una de las preferidas entre los amantes del mundo gamer.

14. Hilda

La plataforma de Netflix continúa apostando fuertemente por la ficción animada y este es otro ejemplo de ello. Basada en la novela gráfica de Luke Pearson (Adventure Time), Hilda nos lleva por los fantásticos mundos escandinavos repleto de criaturas mágicas.

La serie británica-canadiense sigue a Hilda, una niña intrépida de cabello azul que vive en el bosque junto a su madre y su mascota, un adorable zorro llamado Twing. Tras una disputa territorial con las criaturas fantásticas del bosque, la familia se ve obligada a mudarse a la ciudad de Trolberg.

A través de sus 13 episodios, vemos a la joven aprendiendo a interactuar con niñas de su edad y comenzando el colegio, al mismo tiempo que se las ingenia para sumergirse en nuevas aventuras en esta ciudad que parece no tener nada divertido para ofrecer.

Comparada con clásicos como The Iron Giant, la obra de Pearson es un relato que brilla no solo por la magia del folclore nórdico y sus seres mitológicos, sino por sus mensajes de tolerancia y amistad y las historias con moraleja que invitan a la constante reflexión del espectador adulto. 

13. Killing Eve

La actriz y directora Phoebe Waller-Bridge (Fleabag) sorprendió a todos este año con una de las tragicomedias más aclamadas por la crítica. Protagonizada por la ex Grey’s Anatomy Sandra Oh y la talentosa Jodie Comer (My Mad Fat Diary), Killing Eve renueva el clásico thriller policial con un relato sangriento de mucho humor negro donde las mujeres obtienen finalmente el lugar que tanto se les ha negado dentro del género.

Basada en la saga del escritor británico Luke Jennings, la historia nos presenta a dos mujeres: Eve (Oh), una operadora de servicios de seguridad cuyo trabajo de escritorio no cumple con sus fantasías de ser una espía, y Villanelle (Comer), una asesina elegante y talentosa que se aferra a los lujos que le ofrece su trabajo violento. Estos personajes ferozmente inteligentes e igual de obsesionados entre sí, se enfrentan cara a cara en un clásico juego del gato y el ratón.

En esta persecución, Killing Eve nos lleva por distintas locaciones de Europa donde la Villanelle de Comer lleva adelante sus crímenes más oscuros. La personalidad psicópata y al mismo tiempo seductora de esta asesina ofrece los mejores momentos del programa.

Una serie vertiginosa, adictiva y con grandes actuaciones que cumple todos los requisitos para volverse la favorita de los amantes del estilo tarantinesco.

12. Kidding

Tras casi 15 años del estreno del Eterno Resplandor de una Mente sin Recuerdos (2004) la dupla de Jim Carrey y el director Michel Gondry se volvieron a juntar en esta nueva serie de Showtime. Definida por la cadena como una “agridulce comedia dramática“, Kidding no ha dejado de cosechar elogios de la crítica y del público desde su estreno e incluso ya se encuentra nominada para los Globos de Oro del próximo año.

La historia sigue a Jeff (Carrey), también conocido como Mr. Pickles, un hombre que ha dedicado gran parte de su vida al entretenimiento de los más pequeños. Su vida se transforma completamente cuando uno de sus hijos gemelos muere en un trágico accidente de tránsito y su esposa lo echa del hogar. 

A partir de este suceso desgarrador, Jeff intenta trasladar el tema de la muerte a su programa infantil, haciendo participe al público de su triste experiencia y destruyendo los límites entre su faceta de animador y su verdadero yo.

Creada por Dave Holstein, esta comedia está lejos de ser una serie para descostillarse de la risa. Kidding aborda con humor sarcástico la manera en que este hombre atormentado se enfrenta al duelo más grande su vida, dejando a un lado el show y animando a su equipo a mostrarse tal cual es, con todas sus vulnerabilidades.

11. Better Call Saul

Vince Gilligan sigue demostrando por qué es uno de los mejores creadores de la televisión con la cuarta temporada de Better Call Saul, el spin-off de Breaking Bad que hace rato ha logrado despegarse de su antecesora y alzarse como una de las series mejor guionadas de la actualidad. 

En esta nueva entrega, podemos decir que la transformación de Jimmy McGill (Bob Odenkirk) en el nefasto Saul Goodman se siente casi completa. Nuevamente, Jimmy ha perdido su matricula de abogado y sus acciones no parecen encontrar un camino de vuelta. Su relación con Kim (Rhea Seehorn), la única que podía salvarlo de alguna manera de su descomposición moral, está más cerca de la fractura. Aquello sumado a la muerte de uno de los personajes principales y la aparición de un nuevo y misterioso miembro del clan Salamanca.

Better Call Saul explora como ninguna otra la corrupción de la propia naturaleza humana. Un drama que se cocina a fuego lento, con una narrativa compleja y profunda marcada por la belleza visual que nos dice todo sin emitir palabras.

10. Bodyguard

El thriller político de la BBC que revolucionó a los espectadores de Gran Bretaña desembarcó en Latinoamérica de la mano de Netflix y nosotros también nos hemos rendido ante su atrapante e intensa historia.

Creada por Jed Mercurio (Line of Duty), Bodyguard sigue los pasos de un guardaespaldas veterano de Afganistan (interpretado por Richard Madden) que es asignado para proteger a la Ministra del Interior (Keeley Hawes) cuyas políticas conservadoras no han hecho más que propagar el terrorismo.

A través de sus vertiginosos 6 episodios, esta ficción nos presenta escenas de extrema tensión donde los atentados están a la orden el día. La guerra entre los servicios de seguridad y el gobierno constituyen el eje central de todo este entramado de conspiraciones políticas.

Una miniserie impredecible, repleta de suspenso y audaz en sus decisiones, que se sumerge dentro de un sistema de poder complejo y ajeno al espectador común. Su final, el más visto en Gran Bretaña en 10 años, es una obra maestra que logra mantenernos en vilo hasta el último minuto con un importante plot twist incluido.

9. Pose

Este año, Ryan Murphy volvió a sorprendernos con una serie innovadora y contracultural que explora la escena artística y social de la Nueva York de los ‘80. La Gran Manzana es testigo de como el universo queer representado por personas de diferentes clases sociales y etnias confluyen en los famosos clubes nocturnos de la época conocidos como ballrooms”. Mientras que afuera los ideales del American Dream buscan reprimir toda expresión que intente salirse de la norma, allí la noche nos envuelve en una fiesta suburbana llena de baile, glamour y desfiles que más que un punto de encuentro es una celebración a la diversidad y la identidad sexual. 

Pose, quien tuvo el honor de consagrarse como la ficción televisiva con mayor elenco LGBT de la historia y la primera en transmitirse en lenguaje inclusivo, es un drama que más allá del amor por la danza, nos habla sobre la solidaridad y la lucha constante de un colectivo que aún busca firmemente el reconocimiento de sus derechos.

8. The Terror

Producida por Ridley Scott y basada en la novela homónima de Dan Simmons, la serie de AMC logró llevarse todos los elogios de la crítica ante tan inquietante historia repleta de drama, suspenso y horror. The Terror transcurre en 1845 y está inspirada en una fatídica expedición de la Marina Real británica que quedó atrapada en el Ártico. Las inclemencias del frió polar, el hambre y las enfermedades acabaron con la vida de los 129 tripulantes de las embarcaciones conocidas como HMS Erebus y HMS Terror, generando grandes misterios.

 Poseedora de una fotografía y un diseño de producción magistral e hiperrealista, The Terror nos introduce en un drama de supervivencia con pinceladas de terror, donde los marineros son acechados por la presencia de una criatura lovecraftiana que nadie puede ver.

Jared Francis Harris(Mad MenFringe), Tobias Menzies (Game Of ThronesThe Crown),Ian Hart (My Mad Fat Diary) y Ciarán Hinds (Game Of ThronesRome) son los protagonistas de esta gran apuesta de nivel cinematográfico que infunde tensión al mejor estilo The Thing.

7. Cobra Kai

El karate también regreso a la televisión en 2018 de la mano de nada menos que una de las historias míticas de los ‘80. La plataforma de YouTube lanzó su propio catálogo de series con el gran debut de Cobra Kai, la secuela de nuestra querida Karate Kid (1984). Protagonizada por los mismos actores de la película original, la serie se ubica 30 años después de la famosa patada voladora que consagró a Daniel LaRusso (Ralph Macchio) ganador del campeonato All Valley. Con el paso de los años, el ex karateka decidió alejarse de las artes marciales para convertirse en un exitoso empresario automotriz y padre de familia ejemplar. Distinto ocurrió con Johnny Lawrence (William Zabka), el archienemigo de Daniel, quien luego de aquella mítica pelea su vida no ha hecho más que ir en picada.

Cobra Kai logra hacerle justicia al clásico filme con una digna secuela que toma al odiado antagonista y lo convierte en el personaje más interesante y complejo de la historia. La narrativa entretenida y fresca, el timing, la banda sonora ochentera y los emotivos flashbacks y homenajes a Karate Kid, con las enseñanzas del entrañable Señor Miyagi como inspiración, hacen de esta serie la fantasía de toda una generación pre Internet. Además de un retrato distinto sobre el bullying, la comedia de YouTube consigue traer de vuelta los valores espirituales del deporte oriental nuevamente a la escena popular. Sin duda, la sorpresa más agradable del año en materia de ficción juvenil.

6. The Handmaid’s Tale

La serie feminista por excelencia estuvo de regreso luego de una impactante primera entrega que revolucionó a los espectadores de todo el mundo. La historia de la criada June (Elisabeth Moss) continúa de forma mucho más cruda y violenta en esta segunda parte que imagina lo que hubiera ocurrido en la novela de Margaret Atwood, adaptada por completo en la primera temporada.

Finalmente, June ha quedado embarazada tras su relación con Nick (Max Minghella) y aquello le ha dado todavía más fuerzas para intentar destruir la sangrienta dictadura de Gilead. También conocimos la fatal vida en las colonias mediante la subtrama de Emily (Alexis Bledel), la sublevación y victoria de Mora (Samira Wiley) y la repercusión del sistema totalitario en Canadá, donde las familias de las criadas siguen luchando y esperando por ellas.

Pero si hay un personaje que realmente vivió toda una transformación en esta temporada de The Handmaid’s Tale ese fue el de Serena Joy (Yvonne Strahovski), la temida esposa del Comandante Waterford. En esta temporada conocemos su costado más sensible ante la posible muerte de uno de los bebés y hasta la vemos conformar una alianza impensada junto a June con el fin de defenderse de los hombres poderosos de Gilead que se aprovechan de la ausencia de su esposo. Su viaje a Canadá indudablemente le hace tomar conciencia de los horrores cometidos gracias a la creación de esta teocracia de la que ella sentó las bases.

Una temporada desgarradora que sigue demostrando por qué esta serie es tan necesaria para comprender los tiempos revolucionarios que vivimos.

5. Chilling Adventures of Sabrina

Y un día, la bruja adolescente volvió a la pantalla chica…pero no de la forma que pensábamos. La novela gráfica Chilling Advenurtes of Sabrina finalmente obtuvo su merecida adaptación de terror de la mano de NetflixRoberto Aguirre-Sacasa, el creador de la serie hermana Riverdale.

Protagonizada por Kiernan Shipka, la ficción sigue los pasos de la bruja Sabrina Spellman, quien convive junto a sus tías Hilda (Lucy Davis) y Zelda (Miranda Otto) y su “primo” en el misterioso pueblo de Greendale. A punto de cumplir 16 años, la joven debe dejar atrás a su novio y sus amigas mortales para continuar su vida en el mundo satánico.

La nueva Sabrina sorprende no solo por su oscuridad, suspenso y las decenas de referencias al cine de terror, sino debido a las temáticas actuales que explora. El feminismo y la diversidad sexual acompañan las historias de esta bruja centennial decidida a cuestionar todo orden establecido. Ya sea en el mundo mortal o en el de las brujas, Sabrina enfrenta sus temores en la lucha contra las desigualdades sociales.

Como si se se tratase de una versión demoníaca de Harry Potter, la protagonista adquiere nuevos conocimientos en la Academia de Artes Oscuras con el fin de derrotar a su mayor enemigo: Satán, la representación del mal absoluto y patriarcal que seduce y al mismo tiempo oprime la vida de las brujas. 

Chilling Aventures of Sabrina mezcla terror y mitología a través de un drama coming of age que ofrece una mirada de género de forma innovadora nunca antes vista.

4. Castle Rock

El perturbador pueblo ficticio de Castle Rock, escenario de historias como Cujo y The Body, cobra vida en en esta serie que rinde honor al universo literario del maestro del terror Stephen King.

La serie comienza con el suicidio de Dale Lacy (Terry O’Quinn), el alcalde de la brutal prisión de Shawshank, el único motor económico de este pueblo olvidado en el tiempo. Tras su violenta muerte, un oficial descubre a un misterioso joven encerrado en una jaula en lo mas profundo de la cárcel. Este sujeto sin nombre apodado The Kid (Bill Skarsgård) solo es capaz de repetir tres palabras: Henry Matthew Deaver (André Holland), un abogado con un pasado oscuro que decide regresar a su pueblo natal para resolver el enigma.

Producida por J.J. Abrams (Lost) y escrita por el mismísimo King, la serie de Hulu nos ofrece un relato intenso y repleto de intrigas que combina el mundo del terror con la ciencia ficción centrada en la temática de los universos paralelos. Una serie que se nutre de la bibliografía del autor y las diversas adaptaciones cinematográficas para generar un microcosmos particular, que no se siente como la recreación de viejas historias sino como algo totalmente fresco.

La actuación de Skarsgård, el montaje y el excelente uso de los flashback, especialmente en los episodios 7 y 9, la sensación de claustrofobia constante y la sutil y estremecedora banda sonora a cargo de Chris Westlake (Before We Go) y Thomas Newman (The Shawshank Redemption), definitivamente se alzan como lo más destacable de esta primera e inquietante entrega de Castle Rock.

3. Sharp Objetcs

Amy Adams fue una de las tantas actrices talentosas de Hollywood que este año decidieron dar el salto a la televisión. Luego de la premiada Big Little Lies, HBO se lanzó de lleno con otra importante adaptación de la mano de la productora Marti Noxon (UnReal) y el director Jean-Marc Vallée, el encargado de llevar adelante la serie de Reese Witherspoon.

Basada en la novela homónima de de Gillian Flynn (Gone Girl), la miniserie sigue los pasos de la sufrida periodista Camille Preaker (Adams) mientras regresa a su pueblo natal en Missouri para cubrir la noticia de dos jóvenes desaparecidas. Allí es recibida por su manipuladora madre, Adora (Patricia Clarkson), quien luego del misterioso fallecimiento de la hermana menor de Camille ha rehecho su vida junto a su esposo y su hija adolescente, Amma (Eliza Scanlen).

El crudo retrato de Amy Adams como una mujer vulnerable que aún carga con las dolorosas heridas de un pasado marcado por la agonía y muerte de su hermana, resulta desgarrador y logra acaparar toda nuestra atención. Cada paisaje del pueblo de Wind Gap traen a la memoria los recuerdos más tortuosos de la protagonista que son proyectados en forma de flashbacks surrealistas que se entremezclan fácilmente con la realidad. Una marca registrada de Vallée, que aquí logra su mejor trabajo de dirección.

Lejos de intentar parecerse a los thrillers sobre crímenes adolescentes, Sharp Objects parte de un drama familiar aparentemente inconexo para ir atando todos los cabos hasta llegar a lo más profundo y escondido de esta espeluznante historia.

2. Westworld

Si hay una ficción capaz de tomar el legado de la descomunal Game of Thrones esa es la creación del matrimonio de Jonathan Nolan y Lisa Joy. Luego de una primera temporada que logró encandilar la público con su complejidad narrativa, la serie futurista de HBO redobló la puesta con una nueva entrega repleta de intrigas.

La segunda temporada de Westworld estuvo marcada por la sangrienta rebelión de los host comandada por Dolores (Evan Rachel Wood) como la despiadada Wyatt. Los placeres violentos tienen finales violentos“, reza una de las frases más conocidas de la serie. Pues definitivamente esta entrega se ha encargado de hacerle honor a ella. 

Por otra parte, vimos a Maeve (Thandie Newton) llevando adelante la búsqueda implacable de su hija y convirtiéndose en la gran heroína de los androides que han despertado. A diferencia de la hija del ranchero, Maeve está muy lejos de empezar una venganza y por ello es la encargada de guiar a los host hacía la libertad en un nuevo mundo.

Las diversas lineas temporales y los inesperados giros de la trama lograron nuevamente descolocarnos hasta último momento, donde vimos completarse el rompecabezas gracias a un guion magistral e impredecible. El universo Westworld se ha hecho cada vez más grande con la incorporación de nuevos mundos y personajes secundarios como el de Akecheta, cuya historia ha sido de las más interesantes y emotivas del programa.

Los debates filosóficos en cuanto a la naturaleza humana y el libre albedrío, la puesta en escena deslumbrante, su gigantesca producción solo comparable con el otro hito de HBO, la belleza de Shogun World y el elogiado debut de Lisa Joy en la dirección, son solo algunos de los atributos de esta intrigante segunda entrega.

1. The Haunting of Hill House

La gran estrella del 2018 es nada menos que The Haunting of Hill House, la espeluznante serie de Netflix basada en la novela clásica de Shirley Jackson que logró posicionarse como la ficción de terror más destacada de los últimos años.

Escrita, dirigida y producida por Mike Flanagan (HushGerald’s Game), la serie sigue la historia de un grupo de hermanos que, de pequeños, crecieron en lo que luego se convertiría en la casa embrujada más famosa del país. Ya de adultos, son forzados a volver a estar juntos frente a la tragedia.

Con un cast inmejorable de niños y adultos integrado por actores como Michiel Huisman, Carla Gugino y Henry Thomas, el relato nos propone sumergirnos en un sin fin de misterios a través del tiempo que marcaron los distintos caminos que llevaron a cada uno de los protagonistas a ser quienes son hoy.

Lejos de las típicas ficciones de terror construidas a base de golpes de efecto y jump scares, The Haunting of Hill House explora la psicología de los personajes, sus temores y creencias, mientras genera una atmósfera siniestra y pesadilliesca. 

La meticulosa producción, la mixtura de géneros que va desde el drama a la comedia, la dirección de actores y los brillantes planos secuencia que conectan el presente con las vivencias de los niños dentro de la mansión fantasmal, constituyen todo un deleite para los ojos de los seriéfilos.

Sin lugar a dudas, The Haunting of Hill House es la serie de terror que estábamos necesitando y una de las adaptaciones más brillantes que se hayan visto en la pantalla chica.