Lo mejor y lo peor del último episodio de la serie – Game of Thrones

-Oye, estoy confundido ¿Es un final triste o un final feliz?

-Es un final y basta.

Los Simpson predijeron el final de Game of Thrones. Más o menos así nos sentimos la mayoría al ver que el último episodio de la serie más popular de la historia fue, más bien, un cierre de temporada. No se sintió realmente como el final verdadero del programa, por así decirlo.

¿Le faltó algo al ÚLTIMO episodio del show, no? Un poco de sal, de pimienta, de ajo, algo. Si bien tuvimos el giro de Jon matando a Dany, después de eso fue un capítulo común y corriente. Veamos cuáles fueron los peores y los mejores momentos.

Nota: Aún no me decidí si el asesinato de Daenerys es bueno o malo. Fue una sorpresa que no la esperaba y me puso contento porque pensé que Jon se iba a quedar con el Trono y Dany se lo merecía, pero a partir de ahí el episodio se cayó a un precipicio y no pasó nada más relevante o shockeante. Ni siquiera sé si la mejor decisión fue que Jon mate a su reina…

Lo mejor

1. Peter Dinklage

Tyrion se robó el último episodio de la serie: todo lo que pasó, sucedió a causa de él; la narrativa central del capítulo pasó a través del único Lannister con vida.

Peter tuvo una actuación extraordinaria y creo que vale la pena reconocerla, aunque quizás hacerlo el centro del episodio es una decisión un tanto extraña. Pero, al ser uno de mis personajes favoritos de la serie, sentí un alivio al ver que no lo mataron.

Sus escenas con Jon, cuando descubre los cuerpos de sus hermanos y su discurso final creo que merecen su debido reconocimiento. Es un cierre extraño para Tyrion, pero si pensamos que terminó ocupando la silla en la que su padre tantas veces se sentó, podemos entenderlo y aceptarlo.

2. Fotografía

Lo mejor de esta última temporada fue la fotografía, por escándalo. Nos podemos dividir para criticar las decisiones de los guionistas, pero todos nos unimos para aplaudir a los responsables de la fotografía. Si a alguien no le gusta es porque ya está decidido a odiar la serie sin importar qué suceda.

Como era de esperar, el último episodio no decepcionó desde ese punto, con imágenes como el discurso de Daenerys con Drogon a sus espaldas, Tyrion con sus hermanos, Sansa en el Norte y Dany con el trono, por nombrar algunos momentos específicos.

Nuestras felicitaciones para ellos y su trabajo.

3. Los Stark

Todos elegimos nuestra familia favorita mientras transcurría la serie; algunas triunfaron y otras, bueno, participaron (ejem, Lannisters y Targaryens, ejem). La casa liderada por Ned y Cat al comenzar el show se terminó llevando el premio mayor.

Bran se quedó inesperadamente con el Trono, cosa que muy pocos hubiésemos anticipado y seguramente aún menos personas deseaban ver, pero bueno, sucedió (supongo que será un buen Rey); Arya, por otra parte, no pudo matar a Daenerys pero nos dejó deseando ese spinoff de ella recorriendo el oeste de Westeros, algo que nos pasaremos la vida reclamando y que seguramente nunca sucederá; por último, Sansa se quedó con el trono del Norte y logró la independencia de su pueblo, un final lógico que se venía anticipando hace dos temporadas y que por fin tuvo su conclusión aquí.

Ganaron los buenos, lo cual está bien, pues para que ganen los malos ya tenemos a la vida real. Además, la escena donde Jon se despide de ellos nos hizo llorar y ese es otro punto a favor.

Lo peor

1. Drogon

¿¡QUÉ PASÓ CON DROGON!? ¿Se olvidaron que había que darle un final al dragón también?

Entiendo que Drogon culpó al Trono por la muerte de Daenerys y no a Jon, por eso eligió quemar el Iron Throne como un simbolismo de “romper la rueda” como quería su madre, pero creo que eso es forzar una explicación, hay muchas preguntas en esta escena.

Jon mató a Dany, él lo vio con el cuerpo de su madre en sus manos y todos pensamos “bueno, hasta acá llegó Jon“, pero no, decidió quemar el Trono antes que quemarlo a él. Que un dragón haya hecho ese proceso mental que expliqué en el párrafo anterior es bastante difícil. Pero, si ese es el caso, déjenlo gobernar Westeros y ya está.

Además, luego de quemar el Trono, se lleva a Daenerys en una de sus patas y desaparece. Hay un dragón dando vueltas por ahí, pero no sabemos dónde, por qué y tampoco qué fue a hacer con el cuerpo de su madre. 

2. El final de Jon

Puede ser entendible que se lo mande a la Guardia de la Noche para no comenzar otra guerra entre los Lords y Ladys de Westeros, pero la conclusión de la historia de Jon fue muy anti climática.

 

Game of Thrones se pasó siete temporadas contando la historia de Jon Snow (Aegon Targaryen), pero al llegar la última entrega hicieron muy poco con él. Las escenas memorables de Jon durante esta última edición son muy pocas y ni siquiera el asesinato a Daenerys compensa eso.

Lo último que vemos es a Jon acompañado por Tormund y los salvajes dirigiéndose al Norte. Sin trono, sin hijos, sin mujer, sin felicidad, sin nada. El personaje principal del show terminó como empezó la serie, no avanzó en nada. Ni siquiera podemos emocionarnos con un spinoff de Jon en el Norte porque sería un sin sentido.

3. El Trono

¿Quién se va a sentar en el Trono? Esa fue la pregunta de todos nosotros hace más de ocho años. La respuesta parecía ser “nadie”: no hay más trono y el Rey terminó siendo uno de los personajes menos queridos de la serie.

Suponemos que Brandon sabía que todo esto iba a pasar por las palabras que le dijo a Tyrion durante su discurso, pero entonces, ¿por qué él sería mejor candidato que Daenerys o Cersei? Al fin y al cabo dejó que miles murieran solo para ocupar el Trono, nunca intentó cambiar ese destino.

Tyrion o Jon eran mis dos mejores propuestas para ocupar el Trono, seguidos por Sansa un par de escalones más atrás, pero seguramente ustedes también tendrán a Arya, Daenerys, Sam, Davos, Brienne, el tío de los Stark, Ghost o Tormund como candidatos más factibles.

Al Juego de Tronos lo terminó ganando Brandon Stark… sip. Pero bueno, al menos es un Stark.