Los nuevos episodios demuestran que no todas las segundas partes son peores – Dark

Después de casi dos años de espera, justo el 21 de junio, el día en que el padre de Jonas, Michael/Mikkel se suicida, Netflix lanzó la segunda temporada de DARK, confirmando que esta historia está conectada a la perfección.

Los nuevos episodios exploran a profundidad los viajes en el tiempo y expanden el universo de la historia. Viajamos al futuro y volvemos al pasado para desentrañar qué ha provocado el apocalipsis en Winden. Por supuesto, también se nos responden varias preguntas, al mismo tiempo que surgen nuevas.

En esta nueva temporada conocemos mejor al enigmático supuesto villano Noah y cómo se conecta su historia en este gran mapa. Además, tenemos la introducción de un nuevo personaje, Adán, quien parece estar detrás de todo. Conforme avanzan los episodios, se revela que Adán es la versión más adulta de Jonas, completando con esto, las tres versiones del personaje. Esto nos presenta un gran enigma respecto a la historia: ¿estamos viendo el viaje del héroe o del antihéroe?

Dicho lo anterior, resulta fascinante el uso de los nombres bíblicos por lo que representan para la trama: Noah es quien construyó un arca para salvar a diferentes especies cuando Dios desató el gran diluvio mientras que Adán es el primer hombre creado por Dios. En DARK, Adán se opuso a su creador, que en este caso representa el tiempo mismo, al momento de querer crear un nuevo mundo sin él, a través de SIC MUNDUS y los viajeros; Noah descubre que Adán, quien le dio su nombre, le ha estado mintiendo, pues no está tratando de salvar el mundo, sino que lo quiere destruir. Estas analogías bíblicas enriquecen la trama y nos encaminan a lo que está por ocurrir.

Con todos estos nuevos detalles, la historia se vuelve más compleja, pero también más interesante y absorbente. Sobre todo porque recorremos la vida entera de cada uno de los personajes y las repercusiones que sus acciones provocaron en la vida de otros, en diferentes épocas. El desarrollo de los personajes está muy bien estructurado, hace que tengamos empatía por ellos y nos preocupemos por su destino.

La temporada mantiene la atmósfera y esencia de la primera, con sus saltos temporales y conexiones a través del tiempo. Todo esto se refuerza con una hermosa cinematografía, acompañada de un fenomenal soundtrack, donde cada detalle y encuadre no son en vano.

En resumen, la segunda temporada mantiene la misma calidad que la primera, entregándonos realmente giros inesperados, y expandiendo aún más la historia. Ahora ya no solamente hablamos sobre viajes en el tiempo, sino también de diferentes mundos. Un multiverso lleno de posibilidades. Ahora la pregunta no es cuándo sino de qué mundo.

Sin lugar a dudas, DARK sigue demostrando que es una de las mejores series, sino es que la mejor, del catálogo de Netflix.