¿Notaste TODAS las diferencias entre la versión clásica de 1994 y la nueva? Aquí te ayudamos

El Rey León (1994) es mi película animada favorita de la historia. Se estrenó cuando yo estaba a punto de cumplir 4 años, y aunque no la fui a ver al cine, la aprecié en el formato casero un número incontable de veces. Podría suponer que 100 es una cifra que sirve como parámetro… 😛

Con el anuncio de una versión nueva de esta historia debo decir que no fue algo que me alegró, pero tampoco algo que destruyó mi infancia, porque afortunadamente la versión clásica siempre estará ahí intacta para revisitarla las veces que quiera. Es así que con esa idea en mente me dispuse a ver The Lion King (2019), cinta dirigida por Jon Favreau, la cual me pareció fascinante por su animación fotorrealista que desde un principio sorprende: durante 2 horas quedé fascinado con el avance tecnológico, lo cual tristemente no ayuda a la historia. Desde el inicio con la salida del sol y los primeros acordes de Circle of Life en The Lion King (2019) se siente la falta de emotividad que tiene esta nueva versión. 

https://www.youtube.com/watch?v=ag8i7Cw-ehE

Por todo lo anterior decidí tomar el camino de la comparación para ver qué libertades se habían tomado en esta historia que desde los tráilers nos presentaban un retrato innegable cuadro a cuadro.

Debo decir que algunos cambios me parecieron muy buenos para esta historia, otros esperados debido a que emula la realidad y otros innecesarios. Es así que aquí enlisto los más notorios –dejando fuera la imagen de los personajes animados contra los de esta nueva versión–. Ustedes decidan cuál les gustó más y cuál menos.

1. La relación Mufasa-Sarabi-Scar

En la nueva versión conocemos un poco más de la relación entre hermanos, la cual se debe al reino y al amor por Sarabi, esta última cosa totalmente obviada en la animación, por lógica pura.

2. La transformación de Rafiki

En la versión animada, Rafiki era un lunático muy sabio. En esta nueva versión deja la locura a un lado para ser un tipo totalmente sabio, con una pizca de disparate. Además vemos que su bastón es eliminado, solo en un momento final vemos al mono usarlo.

3. Relación Simba-Scar, sobrino-tío

Mientras que en la cinta animada Simba cachorro tenía cariño por su tío Scar, quien era un amargado con humor, en esta nueva versión el pequeño león no demuestra ese sentimiento hacia el villano. ¡De hecho no existe esa complicidad cuando él le revela sobre el cementerio de elefantes! Mala decisión.

4. “Yo quisiera ya ser el rey”

Era obvio que la versión de esta canción iba a cambiar a nivel visual; no íbamos a ver a animales unos arriba de otros formando una pirámide al estilo de porristas: esta vez vemos una exploración mayor de las criaturas adultas y bebés que sustituyen los colores de la versión animada de muy buena manera.

https://www.youtube.com/watch?v=alTJJFmbXM8

5. Mufasa y las hienas

En la cinta de 1994 el rey Mufasa siempre está controlando a las hienas en su reino, pero no las conoce y ellas le temen. Mientras, en esta nueva versión vemos que él y Shenzi, la líder de la manada, son viejos enemigos y se conocen mutuamente.

6. Las hienas

La personalidad de las hienas no es tan cómica, ahora están más amargadas con su lugar en el reino. De hecho Banzai y Ed son reemplazadas por Kamari y Azizi, las mismas que tienen una relación cómica pero no tan icónica.

7. Scar y las hienas

Esta vez Scar es un tipo más solitario y más maquiavélico. Sin tener ningún tipo de relación con las hienas logra convencerlas de un nuevo orden en el reino bajo su mandato. Así mismo, y sin el sentido del humor que lo caracterizaba, la versión de teatro musical de “Listos ya” se omite y en la nueva versión es más solemne.

https://www.youtube.com/watch?v=Itiikq5LFKM

8. Timón y Pumba

Siguen siendo la parte más divertida de la película, pero esta vez ellos no viven solos en su paraíso tropical. A su vez Timón actúa menos como cabecilla del dúo y Pumba no es tan inocente.

9. Nala

Nala es totalmente diferente ahora. Esta vez como cachorra no es tan engreída como sí en la primera versión. Ya grande no luce como una leona completamente bella, lo cual se puede justificar por el estado del reino. Además, tiene una presencia más preponderante.

10. Simba adulto y su pasado

Simba es un tipo menos cínico por su pasado, incluso aún parece un niño siendo grande con muchas lecciones por aprender. La llegada de Nala lo enfrenta con su vida anterior y su parte adulta. Es así que cuando Rafiki lo acerca a su padre hay menos reclamo –en la versión animada era como adulto joven culpando a su padre por todo–.

11. El regreso al reino

Mientras que Simba sí ve el reflejo de su padre en el agua, en las nubes no ve su cara, pero sí escucha su mensaje. Su regreso a casa cambia: primero, la musicalización es la nueva canción de Beyoncé –la cual rompe el ritmo del score de Hans Zimmer–; después, se encuentra a Nala en el camino. La belleza de la cinta animada en la escena donde Simba va solo de regreso evoca a un proceso de crecimiento y madurez para luchar por su reino, ahora ya no.

https://www.youtube.com/watch?v=5Dp__5B8l7o

12. Sarabi

Sarabi sigue siendo una leona orgullosa, aunque no tanto como en la primera versión. Mientras que aquí trata de ser más conciliadora con su cuñado para salvar el reino, en la versión animada es más aguerrida y está a punto de abandonar su hogar.

13. Faltó el momento “¿quieres que me ponga falda y baile hula hula?”

https://www.youtube.com/watch?v=6oIj4lb9cfM

14. Zazu

El consejero del rey sigue siendo un sabelotodo, pero es menos pedante. Aún así está atento en cuanto a Scar y las hienas, pero esta vez no es capturado, por lo tanto nos perdimos el momento de él cantando.

15. La pelea final

En la cinta animada el regreso de Simba hace pensar a todos que es Mufasa; incluso hay una escena donde Sarabi tiene un acercamiento hacia su hijo pensado que era su esposo. Esta vez Simba se presenta desde un principio. Y la parte de la pelea, la película actual es muy similar a la versión animada, salvo estos momentos en cámara lenta en los que las expresiones de los leones son relevantes por la furia que proyectan al espectador.