Scorsese vs Marvel: ¿cuándo es cine y cuándo no?

Días atrás, Martin Scorsese dijo en una entrevista que las películas de Marvel no eran cine, que más bien se trataban de un parque temático donde no se transmitían emociones ni ahondaban en la psicología. Esto, lógicamente, causó un gran revuelo en las redes y también en la industria del cine: mientras que en internet se debatía esto, Samuel L. Jackson, James Gunn y Robert Downey Jr. salieron al cruce de Scorsese defendiendo su trabajo y el de Marvel Studios. Si bien ninguno tiró una bomba contra el director, todos dijeron que sus comentarios no tenían sentido alguno.

Nadie puede negar el status de leyenda del cine que se ha ganado Scorsese a lo largo de su carrera. Películas como Taxi Driver, Raging Bull y Goodfellas (por nombrar algunas) influenciaron a decenas de directores, productores y actores que hoy trabajan para Marvel, seguramente. Y eso sin tener en cuenta sus clásicos más actuales como The Aviator, Hugo y The Wolf of Wall Street.

Ahora bien, ¿tiene razón en esto? No, claro que no: primero y principal porque admite que no vio las películas, entonces ¿cómo opinar sobre algo que no viste?; segundo porque lo que hace es reproducir un pensamiento antiguo, desactualizado y con pocos argumentos que lo respalden. ¿Las producciones de Scorsese son mejores que las de Marvel Studios? Sí, probablemente la gran mayoría lo sea. No hay punto de comparación entre Taxi Driver y Thor: The Dark World, por ejemplo, pero ese no es el tema en cuestión.

Desconocer el impacto que han generado las películas de Marvel en el cine y en la cultura pop es algo que esperaría de un crítico soberbio y pretencioso, no de él. El MCU hizo que los superhéroes y todo lo relacionado a los cómics esté de moda, algo que, hasta hace algunos años, era considerado un consumo pura y exclusivamente de “nerds”. La imagen social de los fanáticos de los cómics cambió rotundamente luego del éxito de Marvel en el cine. Hoy es un consumo cultural tan común como ver una película de terror o leer un drama policial.

Sí, seguro, las películas de Marvel las podemos considerar “fast entertainment” y no “cine de culto”, pero dentro de 20 años vamos a estar explicándole a los más chicos dónde estábamos cuando empezó el MCU o cómo vivimos Avengers: Endagme en el cine, así como hoy hay gente que nos cuenta el impacto que tuvo Goodfellas en su época. El cine es cine, guste o no. Cape Fear, Guardians of the Galaxy, Titanic, Irene, yo y mi Otro yo, Halloween, Toy Story, todo lo es.  Hay una película para todos y cada uno de nosotros; no existe una producción cinematográfica que esté por afuera de esta definición.

Uno de los argumentos de Scorsese es que en las películas no hay seres humanos transmitiendo experiencias emocionales y psicológicas a otros seres humanos y, hasta donde yo sé, ninguno de los actores es un marciano. Salvo que Martin crea en las teorías de los Illuminati, pero ese ya es otro tema…

A mí, y seguramente a varios de ustedes también, nos divirtió The Wolf of Wall Street tanto como Thor: Ragnarok, más allá de que en una película tengamos a Leonardo Di Caprio interpretando a un empresario drogadicto y en la otra a Mark Ruffalo convirtiéndose en un hombre verde gigante. Si a las películas de Marvel Studios las despreciamos porque no todos son “seres humanos”, ¿eso significa que IT, Godzilla, El Laberinto del Fauno y Monster Inc. tampoco son cine? Vamos, amigos… Y si el problema de Scorsese en realidad son las películas basadas en cómics, ¿qué hizo ayudando a Todd Phillips a crear Joker? ¿Acaso esa sí es cine, pero las otras de Marvel o DC no?

Polémica pura. ¿Tú qué opinas?