Series para maratonear los fines de semana #4: Barry – Barry

Si estás mucho por las redes sociales, sobre todo Twitter, habrás leído una y otra vez a personas diciendo que veas sin falta esta serie. ¡Y no están para nada equivocados con su recomendación!

Nos vamos a unir a ellos este fin de semana para decirles a todos nuestros lectores: ¡vean Barry!

Barry es una comedia oscura creada por Alec Berg y Bill Hader que sigue al ex marine de los Estados Unidos llamado Barry Berkman (Bill Hader) que trabaja como sicario de bajos ingresos en el medio oeste. Solitario e insatisfecho viaja a regañadientes a Los Ángeles para matar a alguien y termina encontrando una comunidad de aceptación en un grupo de teatro dentro de la misma ciudad encabezada por el querido maestro y gurú Gene Cousineau (Henry Winkler). Barry se siente atraído por el grupo de estudiantes, especialmente Sally (Sarah Goldberg) y se tienta en comenzar una nueva vida en esta comunidad de ansiosos aspirantes, pero su pasado criminal no lo dejará alejarse demasiado.

“¿Por qué debería ver Barry?” es lo que nos preguntan cada vez que la recomendamos. En primer lugar y sin dudarlo, Barry mismo. Es bastante común ver series donde el protagonista siempre hace lo correcto. Barry es todo lo contrario: es un personaje perfectamente imperfecto que lucha constantemente con su brújula moral. Ninguna persona en esta serie es literalmente buena o mala, no importa cuánto intentes convencerte de ello en cada episodio: cuando estás rodeado de mafiosos, asesinos y aspirantes a actores demasiado involucrados, es difícil determinar quién es agradable y quién no.

Pero sucede que cualquier personaje de esta serie hace que valga la pena que la veas: Monroe Fuches (Stephen Root) toca hábilmente la línea entre un mentor cariñoso y un jefe brutal para el protagonista; Gene Cousineau tiene un carisma contagioso que actúa como un obstáculo para el yo naturalmente asesino del ¿ex? sicario; Sally es la clave para humanizar al actor y es el interés amoroso de Barry; NoHo Hank (Anthony Carrigan) redondea este elenco de estrellas como el gángster gregario checheno quien se roba todas las escenas en las que se encuentra. Uno mejor que el otro.

Cada personaje vive en un estado camaleónico en el que en un episodio puede que los ames, pero minutos después puede que desprecies sus acciones. A esto le debemos sumar que la serie utiliza la comedia para sumergirse en conceptos más profundos sobre la inocencia, honestidad y moralidad que hacen que los personajes y el público (sin darse cuenta) se pregunten: “¿Soy una mala persona?”

Por supuesto, Barry es muy divertida. Si bien es una serie, como dijimos anteriormente, por momentos profunda, todos los episodios tienen muchos momentos graciosos. Cuanto más oscura se vuelve la serie, mejores se vuelven los chistes.

Barry recibió una respuesta de la crítica súper positiva al ganar dos Premios Primetime Emmy: Mejor Actor Principal en una serie de comedia para Bill Hader y Mejor Actor de Reparto en una serie de comedia para Henry Winkler, entre otros importantes reconocimientos.

Y esto sí que suma.

Los llamados seriéfilos recomendamos todo el tiempo Barry porque no se parece a ninguna otra comedia, y si te decides a verla y te logra atrapar como a nosotros, te alegrará saber que HBO la renovó recientemente para una tercera temporada.

Así que, si tienes ganas de ver una serie este fin de semana y no sabes cuál, déjanos ofrecerte un consejo amistoso: deberías estar viendo Barry.