Shonda Rhimes nos recuerda que castigar a los culpables es un trabajo en equipo – For the People

Shonda Rhimes nos recuerda que castigar a los culpables es un trabajo en equipo – For the People

Lucha por la justicia (o For the People, en su título en inglés) es otro show que usa el nombre de Shonda Rhimes para atraer a la mayor cantidad de gente posible. Sin embargo, para aquellos que son fans de las series creadas por Rhimes –como Grey’s Anatomy o Scandal–, es importante mencionar que, en esta ocasión, ella solo funge como productora ejecutiva, siendo Paul William Davies el creador de esta historia en particular. Queda en el espectador decidir si esto es una ventaja o una desventaja, ya que Lucha por la justicia no tiene rastros del melodrama que caracteriza a las series antes mencionadas y por el contrario, prefiere enfocarse en el trabajo que los personajes realizan en la Mother Court de Nueva York.

La premisa es simple: seis jóvenes abogados –tres fiscales y tres abogados de oficio– resuelven distintos casos que les son asignados por sus respectivos jefes. Del lado de los fiscales están Kate Littlejohn (Susanna Flood), una mujer perfeccionista en todo lo que hace; Leonard Knox (Regé-Jean Page), el más arrogante de todos y Seth Oliver (Ben Rappaport), quien resulta ser el abogado que menos colmillo tiene dentro del grupo. Por la parte de los defensores públicos tenemos a Sandra Bell (Britt Robertson), una joven con grandes ambiciones; Allison Adams (Jasmin Savoy Brown), quien tiene una relación sentimental con Seth y Jay Simmons (Wesam Keesh), el más inocente de todo el grupo.

Aunque a primera vista pudiera parecer que Britt Robertson es la protagonista, For The People se encarga rápidamente de hacerle saber al espectador que esta serie es un show de ensamble, es decir, un programa de televisión con seis protagonistas –todos ellos importantes– que únicamente se ve anclado por la actriz más famosa del grupo. Lo anterior tiene sus ventajas y desventajas:

En la parte positiva, este formato permite que la historia de cada capítulo sea muy dinámica al presentar tres o dos casos por resolver en poco más de cuarenta minutos, además de ofrecer diferentes perspectivas sobre las investigaciones según el personaje y su posición de fiscal o abogado defensor. No obstante, este formato también impide que la serie profundice demasiado en la psicología o mundo interior de sus protagonistas y el piloto es prueba de ello: a pesar de que tenemos una idea de la personalidad de cada uno de ellos, realmente no conocemos a ninguno más allá de cómo se comportan en su trabajo.

Hay destellos de algunas tramas secundarias que evidentemente se desarrollarán en futuros episodios, pero ninguna de ellas tiene el suficiente melodrama o intriga para posicionar a Lucha por la justicia en la misma categoría de series como Scandal o How to Get Away With Murder. Si bien el tono del show no se presta para grandes sorpresas o cliffhangers entre episodios, la química entre los personajes tiene suficiente ingenio para mantenernos junto a ellos en su búsqueda por la justicia y por una larga carrera dentro del sistema judicial de Estados Unidos. Para aquellos que disfrutan de una sobria historia de abogados y los respectivos casos que tienen que resolver, Lucha por la justicia es la serie indicada.

Lucha por la justicia se transmite todos los lunes a las 22:00 hrs. a través de Canal Sony.