True Killers – American Horror Story

Como era de esperar este cuarto episodio de la temporada nos trajo algunos giros en la trama, aunque en el segundo episodio ya habíamos comentado que para nosotros Margaret guardaba un secreto.

Conocimos la relación entre Ramírez y Montana, todo comenzó en sus clases.El hecho de que diera sus clases de aeróbicos con Billy Idol fue motivo suficiente para que The Night Stalker entrada al lugar. La atracción fue inmediata, pero cuando él asesinó por ella todo cambio.

Aquí fue la primera gran revelación del episodio, Montana es la hermana de Sam el joven amigo de su futuro marido con quien ella lo habría engañado. A pesar que Brooke siempre aseguro que no paso nada, ella quiere venganza, así que le pide a Ramírez que vaya tras ella.

En la actualidad, todos intentan sobrevivir en Redwood. Trevor y Xavier logran hacer reaccionar a Chet para poder huir. Los problemas llegan cuando se separan a buscar a Bertie y Margaret para poder escapar.

Trevor llega a Margaret pero ella no va a irse, tiene un arma y va a defender el lugar. Xavier intenta convencer a Bertie pero cuando están juntos Jingles llega. Si bien la cocinera logra distraerlo, Xavier no logra escapar.

Bertie es atacada y Xavier metido dentro del horno, con sus últimos respiros la cocinera logra salvarlo pero ella solo quiere morir. Brooke está con Donna, la falsa Rita, y logra escapar aunque es en vano porque es capturada por una trampa de osos.

Esto la deja indefensa y es Montana quien lo descubre esto da pie a uno de los mejores momentos del episodio el enfrentamiento de Mr. Jingles con The Night Stalker. Una épica pelea que termina con la muerte de Ramírez, aunque algo extraño ocurre. Ramirez vuelve a la vida y la única testigo es Donna, ¿será ahora un demonio?

Por último la gran revelación fue (lo que muchos intuimos) que la verdadera asesina de 1970 fue Margaret. Ella decidió vengarse de todos por los malos tratos, al ver que Benjamin no lo hacía, asesinó a todos. Utilizó a Richter como coartada inculpandolo de los crímenes.

El problema fue que dentro del instituto psiquiátrico fue tal la tortura que vivió que terminó asumiendo su culpa. En el enfrentamiento entre Jingles y Margaret, él niega que ella sea la asesina y ella cree que lo asesina, pero está vivo.

Trevor al oír disparos decide ir en ayuda, pero fue la peor decisión, termina muerto. Margaret estuvo reprimida por catorce años, pero ahora vuelve a atacar además de lograr que ninguno de los que aún siguen vivos puedan escapar de Redwood.