Una 13 Reasons Why a la española, ¡y mucho mejor! – Élite

Una 13 Reasons Why a la española, ¡y mucho mejor! – Élite

Netflix por fin ha encontrado una serie que atrapa al público adolescente; su intento anterior por acercarse a este sector fue su fallida serie británica The Innocents, que pasó sin pena ni gloria, pero su nuevo thriller español, Élite, está lejos de ser olvidada tan rápidamente.

Ambientada en un colegio de España donde estudian los hijos de las familias más adineradas de ese país, Élite nos presenta un grupo de adolescentes que de pronto se ven involucrados en un asesinato tras la llegada de tres estudiantes de clase baja a la escuela.

La serie inicia con la escena de crimen y los interrogatorios a cada uno de los chicos involucrados con la víctima; esto funciona perfectamente para tratar de descubrir quién fue el asesino y reconstruir los eventos que desencadenaron este evento.

La interposición de escenas, el interrogatorio con los hechos del pasado, se mantiene durante los ochos episodios, dándonos una vibra a otras series del mismo género como Big Litle Lies o How To Get Away With Murder, lo que en definitiva es uno de los mejores aciertos de la serie.

En cuanto a los personajes, al principio sus diálogos parecen planos y es difícil no ubicarlos dentro de un estereotipo: primero tenemos a Samuel, el chico bueno y pobre que se enamora de la chica rica y que además tiene una personalidad bastante melancólica parecida a la de nuestro querido Clay de 13 Reasons Why; después está su hermano Nano, quien ha salido hace poco de la cárcel y está metido en problemas; también encontramos a Marina, una chica rica y rebelde que no está de acuerdo con las acciones corruptas de su familia, y a su hermano Guzmán, el clásico chico arrogante, quien cree que todos están por debajo de él hasta que se enamora de la chica ideal. Y así podríamos seguir describiendo a los 11 protagonistas de Élite, cuyas vidas han sido contadas en miles de dramas juveniles pero que, sin embargo, parecen mucho más interesantes gracias al desarrollo que tiene cada uno.

Otro punto a favor de la serie es que se atreve a hablar de temas controversiales y actuales como lo son la islamofobia (muy presente en la sociedad europea toda), el consentimiento sexual, el aborto, el uso de las drogas, la sexualidad y el VIH. Por supuesto, existen muchas series que abordan dichos temas, pero nos encanta que en Élite cada uno de estos tópicos tenga cabida propia. La serie explora estos problemas con un punto de vista muy particular: a cualquier persona, sin importar su clase social, les puede pasar. De ahí que constantemente los diálogos entre los personajes tratan de confrontar al público con los prejuicios que existen en ambos bandos.

De igual manera, la inclusión está muy presente en la serie, introduciendo a una pareja del mismo sexo y dándole la misma importancia que al resto. 

Por otro lado, también hay puntos malos en Élite: si bien la forma de narrar la historia y el hecho de que como espectadores sabemos qué podemos esperar de ella a partir de su trama, son sus atractivos, los primeros episodios tienen una mala edición que hace que haya una falta de continuidad de la historia. Incluso podemos a llegar a perder el interés por las transiciones mal ejecutadas entre escenas. Además, en un principio cuesta un poco tener empatía por los protagonistas ya que carecen del contexto necesario… es hasta después del tercer o cuarto episodio que los personajes comienzan a cobrar sentido.

Elite

Finalmente Élite es una serie llena de clichés pero entretenida, sobre todo si amas las series de este género, que destaca por su suspenso y el tratamiento de temas que pocas series se atreven a explorar de una manera tan explícita. Aun así nos preguntamos si será capaz de profundizar aún más en ellos, en caso de haber una segunda temporada, sin caer en el aburrimiento o en la banalización.