Antes del juicio de Joaquín “El Chapo” Guzmán, su esposa y ex reina de belleza, Emma Coronel, era conocida y aunque hubiera sido un personaje a investigar por autoridades estadounidenses, en realidad era de bajo perfil.

Pero todo se complicó hacia finales del jucio a su esposo en la Corte Distrito Este de Nueva York, cuando Dámaso López Nuñez, alias el “Lic”, la involucró en el plan de escape del mexicano del penal del Antiplano, México, en julio de 2015.

Al ser cuestionado por los fiscales federales, “El Lic” informó de acciones reveladas que pusieron a Coronel en la mira de autoridades estadounidenses.

La mayor revelación fue que Coronel concretó una reunión con López Núñez, otros socios y los hijos de Guzmán Loera para coordinar la huída, para la cual se ordenó adquirir un terreno a una milla de la prisión del Altiplano.

Además de contratar personal para cavar un túnel, rentar una bodega para equipo, armas y vehículos, comprar un reloj con GPS e incluso pagar sobornos a custodios.

Coronel se encuentra presa en Virginia, en espera del proceso legal en su contra en la Corte de Distrito de Washington, D.C.

Por lo pronto, no hay cargos fincados en su contra, ya que los fiscales deberán procesarlos ante un gran jurado, indicó un experto legal a este diario, lo cual confirmó Mariel Colón, abogada de Coronel.