Nuestros niños ya no pueden esperar más para tener escuelas seguras

Recomiendo a los votantes que una vez más se unan a los grupos diversos que apoyan la Propuesta 51

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Nuestros niños ya no pueden esperar más para tener escuelas seguras
Foto: Aurelia Ventura/La Opinion

La Propuesta 51 es la solución a las instalaciones escolares envejecidas de California, así como la solución al aumento de inscripciones de estudiantes. La medida proporcionará fondos de becas compensatorios del estado para hacer un puente en la brecha entre lo que los distritos pueden pagar y lo que los estudiantes necesitan.

La última vez que los residentes de California aprobaron un bono escolar por todo el estado fue en el 2006. Diez años sin fondos estatales ha dejado a los distritos con dificultades para reunir el capital necesario para proporcionar instituciones escolares actualizadas y seguras para los estudiantes de California, lo que ha traído como consecuencia que las escuelas hayan caído en un mal estado.

Este noviembre, la Propuesta 51 proporciona una oportunidad para aliviar ese peso en nuestros distritos y destinar los fondos estatales esenciales para las instalaciones de kindergarten al último año de preparatoria (K-12) y los colegios de la comunidad por todo el estado.

Durante mi ocupación como el Alcalde de Los Ángeles, yo vi de primera mano que tan importante son las instalaciones de la educación pública, especialmente para nuestros estudiantes latinos. Los Ángeles continúa siendo uno de los distritos más segregados en todo el país para estudiantes latinos, y setenta por ciento de los estudiantes que acuden a las escuelas dónde los latinos predominan caen abajo del umbral de la pobreza.

Sin la oportunidad de recibir los fondos de becas compensatorios del estado, estos distritos se verían obligados a financiar las reparaciones al desviar el dinero que era para la instrucción del salón de clases o al subir los impuestos en las zonas dónde menos pueden costearlo. La Propuesta 51 puede ayudar a hacer un puente en esta brecha al asegurar que los niños en nuestras comunidades tengan las oportunidades iguales para una educación de calidad –el primer peldaño en cualquier escalera para tener éxito.

La Propuesta 51 proporcionará fondos para que las escuelas cumplan con las medidas básicas de salubridad y seguridad así como también proporcionará fondos para completar las renovaciones mayores y eliminar materiales peligrosos. Los cierres a causa del amianto, tales como aquellos en Ocean View en el 2014, se evitarán. Las necesidades básicas tales como la calefacción y el aire acondicionado estarán disponibles. Lo más importante, los fondos proporcionados por la Propuesta 51 asegurarán que los estudiantes estarán seguros en sus escuelas al llevar a cabo las modificaciones retroactivas en contra de temblores y la eliminación de pintura de plomo y tuberías.

La Propuesta 51 tiene fondos dedicados a la nueva construcción que traerían como consecuencia aproximadamente 12,000 salones de clase nuevos y financiaría las reparaciones y las renovaciones para 44,000 salones de clase adicionales.

En total, la Propuesta 51 creará 324,000 nuevos asientos para los salones de clase y revitalizará salones de clase para 1,188,000 estudiantes.

Si los votantes no aprueban la Propuesta 51 este noviembre, el costo de las mejoras de las instalaciones escolares será la responsabilidad única de los distritos escolares locales. Los distritos se verán obligados a dirigirse hacia sus comunidades locales para los fondos que se necesitan desesperadamente, lo que causará que se alcen los impuestos y se incrementen los costos de viviendas para los residentes.

Más preocupante, si la Propuesta 51 falla, las escuelas se enfrentarán a la decisión difícil de cortar la programación educativa o a escatimar en las actualizaciones de las instalaciones, al comprometer la seguridad de nuestros estudiantes y al obstaculizar sus oportunidades de aprendizaje. Esto impondrá una desventaja excepcionalmente injusta a los estudiantes de distritos empobrecidos, tales como muchas de las comunidades de nuestros latinos.

Como Presidente de la Asamblea de California en 1998, trabajé con los legisladores de los distintos partidos para poner el primer bono escolar de todo el estado en California en la votación. Me siento orgulloso cuando recuerdo las asociaciones exitosas entre los distritos escolares locales y estatales, que se han desarrollado desde ese bono escolar y otros en los siguientes años desde entonces.

Ahora, les recomiendo a los votantes que una vez más se unan a los grupos diversos que apoyan la Propuesta 51 –desde el “Partido Demócrata de California” (California Democratic Party, por su nombre en inglés) y el “Partido Republicano de California” (California Republican Party, por su nombre en inglés) a la “Asociación de Padres y Profesores del Estado de California” (California State PTA, por su nombre en inglés) y los “Bomberos Profesionales de California” (California Professional Firefighters, por su nombre en inglés. Nuestros niños ya no pueden esperar más para tener escuelas seguras.

Yo les recomiendo a ustedes que voten sí a la Propuesta 51.

Te recomendamos