Comunidad en contra de reabrir la planta de gas de Porter Ranch

SoCalGas asegura que 19 de sus pozos pasaron las pruebas de seguridad y ya solicitaron el permiso al Estado

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Comunidad en contra de reabrir la planta de gas de Porter Ranch
Los residentes acuden a audiencias y piden no reabrir la planta de Aliso Canyon.
Foto: Getty Images

A poco más de un año de que se produjera una fuga masiva de gas metano en la planta de Aliso Canyon, lo que causó la evacuación de cientos de personas en Porter Ranch, en el Valle de San Fernando, hoy sus operadores buscan un permiso del estado para reinyectar gas natural en la instalación, lo que tiene descontenta a la comunidad.

“Pedimos que el gobernador [Jerry] Brown niegue el pedido de SoCalGas de reanudar la operación de reinyección de gas de la instalación de almacenamiento de Aliso Canyon”, dijo en un comunicado Alexandra Nagy, de la organización Food & Water Watch.

“A pesar de que el lugar cerró y que el escape se tapó en febrero [de este año], ha habido varias fugas durante el verano y el 70 por ciento de los pozos del lugar han fallado a las pruebas de seguridad obligatorias”, añadió Nagy.

Ante estas afirmaciones, Melissa Bailey, vocera de SoCalGas, indicó en un comunicado a La Opinión que “hubo un incidente en el verano con una mímina fuga de una tubería de tres pulgadas de diámetro, no fue una fuga en los pozos”.

Agregó que el derrame, que se detuvo el mismo día, se identificó a través de un monitor de la rutina diaria que se colocó en el lugar para detectar fugas. “En ningún momento hubo riesgo para la comunidad o los empleados. A pesar de la naturaleza menor de la fuga, SoCalGas notificó a múltiples agencias y los inspectores se acercaron al lugar para evaluar la situación… Se confirmó que la fuga se detuvo”.

Southern California Gas Co. (SoCalGas), dueña de la planta de Aliso Canyon, pidió a los reguladores de California volver a sus funciones y dijo que 29 pozos, de los 114 existentes en el lugar, ya pasaron las pruebas de seguridad del estado por lo que estarían aptos para operar si les conceden el permiso.

Las instalaciones de Aliso Canyon se mantienen cerradas, luego que la fuga descubierta el 23 de octubre de 2015 demorara cuatro meses en controlarse.

Nagy agregó que el yacimiento de gas no es necesario para cubrir las necesidades de energía del área. Según ella, así lo demuestran reportes independientes basados en datos de California que contienen recientes evaluaciones de electricidad.

“No hay necesidad de poner a los residentes en un riesgo futuro, especialmente mientras aún sufren los efectos de la fuga de hace un año”, dijo.

Te recomendamos