Lakers tienen motivos para ser optimistas

El equipo ofrece un rostro muy distinto al que exhibió la temporada pasada

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Lakers tienen motivos para ser optimistas
Los jugadores de los Lakers celebran la victoria ante Oklahoma, esta semana.
Foto: GETTY IMAGES

Es cierto que no está Kobe Bryant, pero en los Lakers de Los Ángeles se respira un ambiente distinto al del año pasado. E incluso mejor. Aún cuesta hacerse a la idea de que Kobe Bryant es ya un exjugador, pero quizá eso sea lo único que echen de menos los aficionados angelinos. Porque, aun sin la ‘Mamba Negra’, los Lakers parecen un equipo diferente en este primer mes de competición.

Si bien la situación no es perfecta para los de oro y morado, el quinteto que dirige Luke Walton ha demostrado a propios y extraños que se equivocaban en sus predicciones de principio de temporada. Walton, en su primer mes como entrenador en jefe en la NBA, tiene a los Lakers con 9 victorias y 9 derrotas a estas alturas del curso. Toda una mejoría con respecto a una escuadra que ganó 17 partidos en toda la temporada pasada. Una cifra irrisoria, por lo que las expectativas no eran muy halagüeñas este año. Sin embargo, el conjunto angelino ha sido la gran sorpresa positiva de la Conferencia Oeste.

“Nadie esperaba que estuviéramos tan arriba”, explica José Manuel Calderón. El base español llegó en verano a unos Lakers en transición que, asegura, están “por el buen camino”. El año pasado, los laguneros eran el equipo más pobre a nivel ofensivo (97.3 puntos por partido), y el cuarto que más puntos encajaba (106.9). Ahora, los Lakers promedian 108.2 puntos por encuentro, el sexto mejor registro de toda la NBA, y más que los vecinos Clippers.

En la parcela defensiva, Walton admite que el equipo aún está lejos del nivel que le gustaría. “Es curioso, creo que hemos mejorado en muchas cosas, pero creo que no las hacemos de forma consistente. Algunas veces nuestra defensa luce genial, pero otras tenemos más dificultades”, aseguró el técnico en conferencia de prensa. “Para mí es estimulante, porque estadísticamente somos malos en defensa, pero estamos octavos [de la Conferencia Oeste] con un calendario difícil, y si continuamos mejorando podemos crecer mucho y obviamente eso sigificaría más victorias”. Los Lakers encajan 110.9 puntos por juego —la cuarta peor marca de la liga— y el porcentaje de acierto en tiros de campo de sus rivales es el más alto de la NBA: 48.4%.

Aunque quizá habría que poner un asterisco a este número. Según Calderón, el calendario no ha sido benévolo con unos Lakers que se han medido 12 veces en estos primeros 18 partidos a equipos que clasificaron a los últimos playoffs. Calderón insiste en esta idea: “Es complicado mirar las estadísticas cuando hemos jugado tres veces contra Golden State”. Además, la División Pacífico de la Conferencia Oeste es la más dura de la liga: entre los Warriors de Golden State como los Clippers de Los Ángeles acumulan 29 victorias, líderes de la NBA junto a San Antonio. Pero esos son equipos que aspiran a ganar el último partido de la postemporada. Los Lakers, con una media de edad de 26.1 años, son un equipo cuyo proceso de reconstrucción toma forma y mira hacia el futuro.

Si las lesiones lo permiten, el núcleo joven de los Lakers debería continuar progresando a buen nivel. El base D’Angelo Russell estará unas dos semanas de baja por una lesión de rodilla, mientras que Julius Randle debería volver a la acción en un par de días. Russell, en su segundo año en la NBA, promedia más de 16 puntos por juego y es el referente del ataque del equipo. El brasileño Marcelo Huertas, en su segundo año en el equipo, dijo que “somos un equipo muy joven, pero estamos trabajando bien”. También los jóvenes que parten desde la banca. Luke Walton ha declarado más de una vez el valor que tienen los jugadores de su rotación, y no se equivoca: Larry Nance Jr. ha cuajado un gran inicio de campeonato en ambos lados de la cancha, y tanto Brandon Ingram como Jordan Clarkson han sido determinantes a pesar de sus roles de suplentes.

Aunque el camino es largo y la campaña apenas ha comenzado, este equipo tiene motivos para la esperanza. Quizá sea demasiado pronto para exigir resultados, pero ya se ven los primeros brotes verdes de los Lakers post-Kobe.

Te recomendamos