Martes 24 de Enero 2017

Costará casi $400 millones archivar registros médicos de reos en California

La modernización electrónica del sistema ha pasado de costar $182 millones a $386.5 millones

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Costará casi $400 millones archivar registros médicos de reos en California
El costo se ha inflado tanto porque las estimaciones iniciales no tuvieron en cuenta gastos como los de mantenimiento del sistema.
Foto: AP

Un proyecto para renovar el sistema de archivo del historial médico de los presos en las cárceles de California ha visto cómo su costo doblaba las estimaciones iniciales hasta llegar a casi $400 millones en solo tres años.

El proyecto fue aprobado en 2013, buscando sustituir el antiguo registro ya anticuado basado en papel por un sistema informático que permitiera almacenar y consultar rápidamente los historiales médicos de 130,000 presidiarios. En su momento, el costo se estimó en unos $182 millones.

Tres años después, sin embargo, ha subido a los $386.5 millones, en parte porque la estimación inicial no tuvo en cuenta costos básicos como los de mantenimiento o los de sustitución de equipos desgastados, de acuerdo a The Associated Press.

Tampoco se anticiparon los $13 millones que se requerirían para financiar dispositivos móviles como 16,800 computadoras o el precio del software extra para habilitar ciertas funciones como la posibilidad de que los presos soliciten una consulta médica.

El administrador, J. Clark Kelso, explicó en una entrevista que uno de los mayores problemas con los que se habían encontrado fue el sistema de registro farmacéutico, que resultaba demasiado complejo y “no estaba adecuadamente diseñado o implementado“. Dicho sistema ya ha sido revisado y está en funcionamiento, ofreciendo beneficios como alertas cuando la prescripción de ciertos medicamentos puede resultar dañina.

Otro problema con el que se toparon fue la dificultad del personal para aprender a utilizar el nuevo sistema informático, que les obligó a aminorar el ritmo al que lo implementaban y a aumentar el entrenamiento de los empleados.

Kelso ha admitido asimismo que la estimación inicial fue baja porque presionó “para gastar el menor dinero posible, en parte porque sé que estos sistemas puede volverse multimillonarios si no tienes cuidado”.

Además el proyecto se ha retrasado, y se calcula que no estará instalado en las 35 prisiones hasta finales de 2017.

Pero podría retrasarse aún más, debido a la interferencia de grupos activistas que consideran que la implementación del nuevo sistema está impactando negativamente en la capacidad de los médicos de atender a los presidiarios. De acuerdo a la orgnización sin ánimo de lucro Prison Law Office, los doctores que probaron el sistema están viendo a aproximadamente un tercio menos de pacientes un año después.

Por eso piden que se retrase la adopción del nuevo sistema en al menos nueve prisiones, que ya tienen “grandes problemas”. Kelso, por su parte, afirma que en tres de las prisiones donde se empezó a probar el sistema ha mejorado la productividad del personal médico y se ha reducido el tiempo de espera de los presos para recibir una consulta.

La mayor parte de los costos extra han sido absorbidos por el presupuesto de esta empresa, pero además los fondos generales del estado destinaron casi $36 millones al proyecto carcelario este año.

Te recomendamos