Chicago, la ciudad que más asesinatos registró en 2016 en todo EEUU

La tercera ciudad más poblada de Estados Unidos no vivía un año tan violento en dos décadas. El crecimiento del uso de armas de fuego ilegales y los tiroteos tiene desconcertada a la policía local

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Chicago, la ciudad que más asesinatos registró en 2016 en todo EEUU
La ciudad no registraba un incremento en la violencia como este en 60 años.
Foto: Getty Images

La ciudad de Chicago, la tercera más poblada de Estados Unidos, cerró su año más violento en dos décadas.

El llamativo aumento de los homicidios y asesinatos en esta urbe en el estado de Illinois, una vez conocidas las cifras divulgadas por la policía local, provocó este lunes la reacción del presidente electo estadounidense, Donald Trump.

La tasa de homicidios en Chicago es récord. 4.331 víctimas de tiroteos y 762 asesinatos en 2016. Si el alcalde no puede hacer algo, ¡debería pedir ayuda federal! “, escribió el republicano que el 20 de enero inaugurará su mandato.

El registro de este año supera los niveles de violencia de Nueva York y Los Ángeles juntas, las dos ciudades estadounidenses más pobladas.

El Departamento de Policía de Chicago reportó que en el año que acaba de concluir, se registraron 1.124 incidentes con armas de fuego más que en 2015, según datos publicados el domingo.

Se registraron 2.426 tiroteos en 2015, mientras que un año después, el número de ataques llegó a 3.550.

Sorprendentes cifras

El año 2016 cerró con 762 homicidios y asesinatos, mientras que la cifra del año anterior fue de 485.

De acuerdo a los registros de la agencia de noticias AP, es el mayor crecimiento de esta tasa en 60 años.

En Nueva York, en 2016 se registraron 334 asesinatos y homicidios, mientras que en Los Ángeles el número llegó a 294.

Policía y las autoridades de la ciudad durante todo el año pasado lamentaron la “inundación” de armas ilegales en la ciudad.

La policía incautó8.300 armas ilegales en 2016, un 20% más que el año anterior.

Ataques a la policía

El superintendente de policía de Chicago, Eddie Johnson, afirmó durante una conferencia de prensa el domingo que Chicago está entre muchas ciudades de Estados Unidos que han visto un aumento en la violencia, incluyendo ataques a la policía.

También dijo que es cada vez más claro para los criminales que tienen poco que temer al sistema de justicia penal.

En Chicago, simplemente no hay impedimentos para levantar un arma “, dijo.

“Cuando un individuo roba un pan, pasa más tiempo en la cárcel en la espera de su juicio que un atacante armado. Algo está mal”, añadió Johnson.

El superintendente policial explicó que existen cada vez más pandilleros armados porque el castigo por ser sorprendido cometiendo un delito en Chicago es pequeño comparado con otras grandes ciudades .

Afirmó que los miembros de pandillas con los que ha hablado consideran el sistema judicial “una broma”.

Frenar la violencia

Este lunes, el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, quien trabajó para el gobierno de Barack Obama en su primer mandato, se mostró abierto a aceptar la ayuda sugerida por Trump.

Como lo sabe el presidente electo, estamos de acuerdo en que el gobierno federal tiene un papel importante en la seguridad pública “, escribió el alcalde.

Sin embargo, Emanuel añadió que será tarea de la administración Trump aprobar “leyes significativas sobre armas de fuego”, idea que no es apoyada por el republicano.

Emanuel anunció en 2016 que 1.000 oficiales serían agregados al departamento de policía; sin embargo, los esfuerzos de la ciudad parecen insuficientes.

Agentes de policía llevan meses tratando de averiguar por qué los homicidios y los disparos subieron tan repentinamente .

Más cámaras de seguridad y detectores de armas serán instalados en los barrios donde hay mayor actividad delincuencial y violencia.

Ya no hay confianza

Un aspecto que reconoció el superintendente Johnson es que la población de Chicago perdió parte de la confianza en la policía local.

Un episodio en particular empeoró esta situación, según Johnson.

En noviembre de 2015, la policía se vio obligada a hacer público un video en el que uno de sus miembros disparaba contra un afroestadounidense de 17 años .

Aquello le costó el puesto al exsuperintendente Garry McCarthy y provocó protestas masivas en la ciudad.

Johnson admitió que la tarea de restaurar la confianza de los habitantes de Chicago es difícil.

Los expertos señalan que también es fundamental resolver los problemas que afectan a las comunidades en las que mayoritariamente se producen los actos de violencia, en las que hay unos altos niveles de pobreza y un deficiente acceso a la educación y la salud .

Son ambientes propicios a las pandillas, que atraen a su seno a niños y jóvenes que provienen de familias desestructuradas.

Te recomendamos