Abraza su lado oscuro

Marco De Paula es villano 'sexy' en telenovela

MIAMI, Florida.- El actor español Marco De Paula confiesa que, aunque ha hecho otros papeles importantes a lo largo de su carrera, los personajes que más disfruta son los de villano, como el insidioso seductor que interpreta al lado de Lucía Méndez en la telenovela Esperanza del corazón.

“Todos los personajes te aportan algo de su riqueza, pero el villano te saca el lado oscuro, ese que no dejamos salir a jugar. A mí me divierte explorar esa parte que en mayor o menor grado muchas personas llevan dentro”, señaló durante una entrevista telefónica realizada desde México, donde se graba la telenovela que se transmite en la actualidad por la cadena Univision.

De Paula goza de gran popularidad en España, donde tuvo a su cargo el papel principal en la exitosa serie de televisión Valientes, lo mismo que en Hospital Central.

Pero cuando se le presentó la oportunidad de “cruzar el charco” para trabajar en una producción del aclamado productor Luis De Llano, no lo pensó dos veces.

“Cuando leí el guión, me enamoré de mi personaje a primera vista. Él es un psiquiatra y tiene dos caras; sabe manipular a las personas, porque conoce sus puntos débiles. Es muy maquiavélico”, comentó De Paula, quien comenzó su carrera como modelo a los 17 años de edad, cuando un “cazatalentos” lo descubrió en su Sevilla natal.

A los 18 partió a Madrid para abrirse camino en el medio artístico y tres años después debutó como actor.

“La transición de modelo a actor no fue difícil, aunque sí es cierto que muchas personas te prejuzgan, porque creen que mientras más guapo eres, menos talento tienes. Yo he tenido que ganarme el respeto a pulso”, aseguró.

De Paula, que se describe como “luchador, guerrero, fantasioso y muy cabezón”, además admite que padece del llamado “síndrome de Peter Pan”, el niño de la literatura que se negó a crecer.

“Actuar es como jugar; cuando actúas eres como un niño vistiendo diferentes disfraces y viviendo una aventura”, comentó el incansable viajero que se confiesa incapaz de permanecer mucho tiempo en el mismo lugar.

“Soy un espíritu libre”, agregó.

Quizás es por eso que aunque está fascinado con México, de nuevo sueña con “cruzar el charco”, esta vez con la vista enfocada en Hollywood.

“Me gusta conocer, explorar. México es un paso, pero no el definitivo. ¿A quién no le gustaría trabajar en Hollywood? Yo me estoy acercando poco a poco”, aseguró el actor que está soltero.

Pero por ahora, Hollywood está en el futuro. Y es que De Paula está disfrutando al máximo su malvado personaje en la telenovela que marca el regreso de Lucía Méndez a la pantalla chica.

“Me estoy divirtiendo mucho. En España no conocía mucho de Lucía Méndez, pero ella ha sido una grata sorpresa. Es simpatiquísima y muy divertida. Realmente, mi experiencia no podía ser mejor”, aseguró.

Cuando termine de rodar Esperanza del corazón, De Paula, como el espíritu libre que se describe, solo tiene un plan- “improvisar sobre lo que vaya surgiendo”.

“La vida del actor es así: improvisar, buscar nuevos horizontes. Yo voy tras la aventura. Si me llaman de Hollywood, de París o de Miami, y me enamora el plan, ¡ahí me voy!”, finalizó.