Alcalde de Vernon dimitirá

El alcalde de Vernon, la pequeña zona suburbana de Los Ángeles que se ha visto plagada por la corrupción, dijo que renunciará luego de colaborar en la lucha contra una medida que intenta disolver la ciudad, dijeron autoridades.

Hilario Gonzáles, de 82 años, presentó el lunes una carta a la ciudad indicando que piensa renunciar a su cargo tan pronto como el Sistema de Jubilaciones de Empleados Públicos de California confirme el pago de su jubilación, afirmó el portavoz de la ciudad, Fred MacFarlane.

Gonzáles podría abandonar su cargo este mes, aunque el momento exacto en que lo hará continúa no estando claro, dijo MacFarlane.

El alcalde interino William Davis presidió la reunión del concejo celebrada el martes.

Gonzáles creció en la ciudad, donde sirvió como miembro del concejo desde 1974 y fue nombrado alcalde en el año 2009. La ciudad cuenta solamente con unos 110 residentes permanentes, pero es un centro industrial con 1,800 empresas que emplean a 55,000 trabajadores.

Gonzáles “ayudó a construir el contexto empresarial que existe hoy y esa no es una contribución menor”, dijo MacFarlane. Sin embargo, los críticos han señalado que los altos salarios aprobados para algunos trabajadores de la ciudad, además de las reiteradas denuncias de corrupción registradas a lo largo de los años. Tres ex autoridades de Vernon fueron procesadas por el uso indebido de fondos públicos.

Los asuntos financieros de la ciudad se encuentran bajo investigación federal. “Cambiar es algo bueno. La ciudad ha comenzado a avanzar por el camino de las reformas”, señaló MacFarlane.

La carta del alcalde no especificó cuál era el motivo de su renuncia, si bien la carta fue enviada el mismo día que renunció el procurador de la ciudad interino, Michael B. Montgomery. Continuará siendo el abogado de la Agencia para la Reurbanización de Vernon y del Departamento de Luz y Electricidad.

Gonzáles y otras autoridades de la ciudad recibieron críticas por celebrar una votación el mes pasado para convertir a Montgomery en procurador de la cuidad permanente, sin poner el asunto a consideración del Concejo Municipal, cuyas decisiones son de carácter público.