América: un desastre

Ahora es Puebla el que humilla a las Águilas

MÉXICO, D.F. (NTX).- Puebla se encargó de aplicar una humillación más al América al derrotarlo ayer por 3-2, y de paso mantener esperanzas de clasificar, en el duelo que cerró la actividad de la fecha 16, penúltima del Torneo Apertura 2011, disputado ante un Estadio Azteca que registró una pobre entrada.

Los goles de la victoria fueron obra del español Luis García, al minuto 41 y 81, así como del colombiano Duvier Riascos, al 44; Raúl Jiménez había adelantado a los de casa, al minuto dos, y el argentino naturalizado mexicano Vicente Matías Vuoso marcó al 87′.

Al final del partido, Alfredo Tena, técnico del América, lamentó que algunos de sus jugadores no hayan demostrado el deseo por quedarse en el equipo al ofrecer ayer una pobre actuación.

“Deberían haber [demostrado en este juego su deseo de quedarse], hubo algunos que no estuvieron al mismo ritmo, no encontramos la intensidad que necesitábamos. Nos pesó la jornada doble, hubo muchos problemas de pretemporada por jugadores en Copa América, algunos que se operaron, no se hizo una pretemporada ideal, el equipo nunca encontró el ritmo de juego”, dijo.

Con este resultado, el cuadro poblano llegó a 22 unidades y todavía sueña con llegar a la Liguilla al ocupar el noveno sitio, mientras que los de Coapa se quedaron con 15 en el penúltimo escalón general.

La forma no fue la correcta, pero la razón en las palabras de Ángel Reyna no se puede discutir respecto a la fragilidad de una defensa que no hace su trabajo y que tampoco tiene el apoyo ni seguridad de Armando Navarrete, quien una vez más se volvió a equivocar.

Parecía que la historia comenzaba bien para los de casa, pues apenas a los dos minutos Raúl Jiménez los adelantó con un disparo desde las afueras del área que se coló pegado a la base del poste derecho, ante el inútil lance de Alexandro el “Mostro” Álvarez.

La ventaja, más que venirles bien, perjudicó a los pupilos de Alfredo Tena, quienes con el transcurso de los minutos comenzaron a ser dominados por un cuadro de La Franja que antes de marcar el gol del empate tuvo al menos dos ocasiones para conseguirlo.

La primera de ellas en un tiro de media distancia del español Luis García que Navarrete, con buen manotazo, envió a tiro de esquina al minuto 23; así como una gran pared que el ibérico regresó al brasileño Lucas Silva quien, con todo para fusilar, “chorreó” su disparo a un lado, al 30′.

Fue hasta los últimos cinco minutos del primer tiempo cuando el visitante pudo reflejar en el marcador lo que había hecho en la cancha, primero con el empate, en un desborde de Silva por derecha, quien mandó un centro que Luis García anticipó para batir a Navarrete al minuto 41.

Tres minutos después, Navarrete firmó otra mala tarde al hacer un mal despeje que le cayó al colombiano Duvier Riascos, quien encaró a Aquivaldo Mosquera, pero al observar adelantado al guardameta bombeó su disparo para dejarlo sin oportunidad y así dar la vuelta a la pizarra.

Una vez más el español Luis García apareció para ejecutar un tiro libre potente que se coló por el corazón de la portería.

Vicente Matías Vuoso le puso un poco de emoción al encuentro al acortar distancias al minuto 87.

El tiempo, sin embargo, ya no alcanzó, y las Águilas tuvieron que “apechugar” con una nueva humillación ante un equipo que no tiene los mismos nombres, pero sí más corazón y humildad.

El arbitraje estuvo a cargo de Jorge Eduardo Gasso, quien tuvo una buena labor.