Arde la Mission

Balaceras y homicidios tornan sombrío el final del verano

SAN FRANCISCO.- Patricia Xiu es una más de los padres de familia inconformes con el traslado de la escuela Buena Vista al edificio de la Horace Mann. Hoy tiene una nueva razón para sentirse a disgusto.

Relató que el miércoles 7 de septiembre, una de sus dos hijas inscritas en la Buena Vista llegó a casa con la notificación de que la escuela había sido cerrada ese día, como medida precautoria, por dos horas a causa de una balacera a una calle de distancia.

Los estudiantes de la Buena Vista y la Horace Mann no corrieron ningún riesgo. Solo se les mantuvo en custodia durante la hora del lunch, cerrados los accesos al plantel y con reforzada vigilancia policiaca en los alrededores, las calles Bartlett y Valencia, entre las calles 23 y 24.

“La Mission está ardiendo”, comentó a su vez Altagracia Leibowitz, dueña de un café internet ubicado en la calle Mission, entre la calle 22 y 23. Comentó que ese miércoles 7 de septiembre un comerciante vecino fue asaltado; en la persecución, el ladrón soltó el dinero, pero escapó.

De la balacera -cuarto incidente violento en menos de diez días- se sabe que un hombre resultó herido; pero al cierre de esta edición, la policía de San Francisco aún no ofrecía más detalles.

El 30 de agosto, Gaspar Puch-Tzek, de 22 años, recibió un disparo en la cara mientras descansaba junto con otros compañeros, fuera de la cocina del restaurante Hog & Rock, en el cruce de las calles 19 y San Carlos. Murió horas después en el hospital.

El relato de los testigos es que dos jóvenes se acercaron al grupo de cocineros, les preguntaron a qué pandilla pertenecían y sin más averiguaciones, uno de ellos abrió fuego contra Puch-Tzek, quien deja dos hijos huérfanos. La policía cree que quienes lo atacaron lo confundieron con otra persona.

La misma noche, en el cruce de las calles 20 y Hampshire, Edson Lacayo, de 29 años, fue baleado. Murió allí mismo. La policía y vecinos afirman que la víctima era miembro de una pandilla. El lunes 5 de septiembre, un hombre aún sin identificar, fue baleado en el cruce de la calles Camp y Guerrero, próximo a la calle 16. Murió allí mismo.