Aumenta cantidad de pandilleros

Usan redes sociales para su expansión; ya hay 1.4 millones en el país, revela estudio

WASHINGTON, D.C. (EFE).- En Estados Unidos hay cerca de 1.4 millones de pandilleros, lo que representa un aumento del 40% respecto a 2009, según reveló ayer el último estudio sobre este tipo de grupos en el país realizado por la agencia federal National Gang Intelligence Center (NGIC).

Este avance de las bandas se explica porque estos grupos han intensificado sus estrategias para reclutar nuevos miembros y lo han hecho también por nuevas vías como las redes sociales, según la agencia.

Las cifras responden también a la creación de nuevas bandas hasta sumar un total de 33,000 en todo el país, así como a las nuevas oportunidades para el tráfico de drogas, que es aún una de las actividades más importantes de estos grupos.

Sin embargo, el aumento del 40% tiene también que ver con una mejora en los sistemas de identificación de estas bandas y la recopilación de datos para elaborar este tipo de informes.

Las pandillas son responsables del 48% de los crímenes violentos en la mayoría de las jurisdicciones de Estados Unidos y de más del 90% en algunas de ellas, de acuerdo con el estudio.

La expansión de las bandas, sobre todo en las ciudades grandes y en los barrios periféricos, viene dada por el reclutamiento agresivo de jóvenes e inmigrantes, la puesta en libertad de miembros que estaban encarcelados, así como por los avances en tecnología y comunicación.

Otro de los aspectos que revela el estudio es que las bandas han diversificado sus delitos, hasta ahora concentrados en las drogas y el tráfico de armas, para involucrarse en otros que no se relacionaban de manera tradicional con este tipo de grupos, como el tráfico de personas y la prostitución.

Además, las bandas han comenzado a practicar el denominado crimen de “guante blanco”, ya que este tipo de delitos tienen menos visibilidad y también un menor riesgo de detención y castigo que el tráfico de armas y drogas.

El estudio del NGIC concluye asimismo que muchos miembros de estas pandillas continúan su participación en ellas desde la cárcel, gracias a las visitas de sus familiares.

Las bandas callejeras han crecido de manera muy significativa en el noreste y el sureste de Estados Unidos, aunque es el oeste y la zona de los Grandes Lagos donde se registra el mayor número de personas que pertenecen a una banda callejera.