Breves de espectáculos

Susan Sarandon llamó en varias ocasiones “nazi” al papa Benedicto XVI durante una entrevista que realizó en el marco del Hamptons Film Festival, publicó ayer la web de información sobre famosos TMZ.

La intérprete de Thelma & Louise (1991) se refirió al pontífice como “nazi” cuando estaba comentando que le envió al papa una copia del libro Dead Man Walking, que trata sobre la pena de muerte y que dio pie a la película homónima que ella protagonizó en 1995 junto con Sean Penn y que le valió el Oscar.

El entrevistador le preguntó entonces a qué papa le había mandado el libro, a lo que Sarandon contestó que al “último” (Juan Pablo II) y “no a este nazi que tenemos ahora”.

Cuestionada sobre el uso de ese calificativo para referirse a Benedicto XVI, la actriz insistió en llamarle “nazi”.

El papa Ratzinger formó parte de las juventudes hitlerianas en su adolescencia, al igual que el resto de los niños de su época en Alemania, ya que era algo obligatorio, aunque nunca tuvo una participación activa en el grupo, según apuntó TMZ.

El actor Steven Seagal fue nombrado ayudante del alguacil del condado de Hudspeth, en Texas, en la frontera entre EEUU y México, donde trabajará a jornada completa para impedir la entrada de inmigrantes indocumentados, según informó ayer TMZ.

El protagonista de películas como Under Siege juró el cargo durante el fin de semana, se puso la estrella de oficial de servicio y fue fotografiado con un fusil con mira telescópica mientras atendía a las instrucciones de su superior.

Según confirmaron las autoridades, Seagal se ha comprometido a prestar su servicio a tiempo completo para ayudar a cerrar la frontera ante la entrada de personas indocumentadas y no se trata de un acto promocional de su programa reality llamado Steven Seagal: Lawman, algo que también ha negado el representante del intérprete.

Britney Spears se sitúa al margen de la ley en el videoclip musical Criminal, que fue presentado ayer y en el que huye de la justicia junto a su agente y novio en la vida real, Jason Trawick.

Se trata de una producción dirigida por Chris Marrs Piliero a partir de una idea suya y de la propia Spears, en la que la cantante abandona la alta sociedad inglesa y a un novio agresivo después de dejarse seducir por un criminal, papel que interpreta Trawick.

Spears promociona así el cuarto single extraído de su último disco de estudio, Femme Fatale.