Breves de Los Ángeles y California

Un hombre armado comenzó a disparar contra vehículos en dos autopistas del Sur de California hiriendo a un conductor en la pierna y obligando el cierre de la autopista interestatal I-805 en San Diego mientras la policía buscaba al sospechoso.

Un hombre de 26 años recibió un disparo alrededor de las 10:45 a.m. del lunes y fue llevado de inmediato al hospital, informó el teniente Darryl Hoover de la policía de San Diego.

Unos 15 minutos más tarde, comenzaron otra vez los disparos en la autopista I-805, donde un agente de la Patrulla de Carreteras de California se encontraba asistiendo a un conductor.

El atacante conducía un Chevrolet Malibu y se dirigía en dirección norte por la autopista I-5.

Una granja de California que retiró lechugas voluntariamente del mercado debido a inquietudes sobre una posible contaminación de listeria, informó que su notificación fue enviada a 19 estados y Canadá.

True Leaf Farms de Salinas anunció inicialmente el retiro de 90 cajones de lechuga romana enviada a Oregon, Idaho y Washington. Pero el director ejecutivo de Church Brothers, que vende y comercializa las frutas y verduras de ese productor, aclaró que se estaban retirando casi 2,500 cajones del mercado.

El director ejecutivo Steve Church, señaló que la mayoría de los cajones se dirigían a instituciones como restaurantes y cafeterías.

Agentes de la policía de San Francisco dispararon y mataron a un hombre que empuñaba un cuchillo, el que supuestamente apuñaló a dos familiares ancianos, terminando con la vida de uno de ellos.

El incidente se produjo en horas de la mañana del lunes, cuando la policía respondió a las denuncias de un caso de apuñalamiento en una residencia en el Distrito Richmond.

Al llegar al dúplex, los agentes encontraron a un anciano junto a la puerta con una herida en el brazo y a una anciana en la parte superior de la escalera que había sido apuñalada repetidas veces.

Terapia para transexuales

Los reclusos transexuales que no comenzaron tratamientos antes de ser encarcelados en una penitenciaría federal, ahora podrán recibir hormonas, terapia de salud mental especializada y posiblemente también cirugía de cambio de sexo mientras están en la cárcel, conforme a las nuevas reglas adoptadas por la Oficina de Centros Penitenciarios Federales, como parte de un acuerdo judicial.

El memorándum emitido el 31 de mayo a los guardias de las 116 cárceles federales del país, que los grupos en defensa de los derechos de los homosexuales hicieron público al anunciar el acuerdo el viernes, establece que se aplicarán “las normas de cuidado vigentes y aceptadas” a los reclusos que consideran que su sexo no es el correcto.

Conforme a la previa política de la oficina, emitida en el año 2005, solamente los reclusos de cárceles federales con diagnósticos previos cumplían con los requisitos para recibir cuidados transexuales, y dichos cuidados se limitaban a tratamientos para mantenerlos “solamente al nivel de cambio que tenían en el momento de ingresar en el centro penitenciario”.