Busca educar mejor

Gobierno anuncia exenciones a la ley 'No Child Left Behind'

WASHINGTON, D.C.-El presidente Barack Obama anunció ayer que se darán exenciones (waivers) a la ley de educación No Child Left Behind (NCLB) para los estados que puedan demostrar un plan viable para elevar su estándar educativo.

Actualmente las escuelas a lo largo del país están sujetas a las exigencias y limitaciones de la legislación vigente que, entre otras cosas, recorta fondos federales por bajo desempeño en las escuelas.

Desde 2009 había expectativas en que el Congreso concretara una reautorización de la ley de manera integral. Sin embargo, hasta ahora se ha trabajado en proyectos de ley de menor envergadura para modificar ciertas provisiones de NCLB. Una aproximación diferente a la que aspira la Casa Blanca.

“Tenemos que tomar las decisiones difíciles ahora para estar seguros de que nuestras escuelas están funcionando de la manera en que deben”, dijo Obama al hacer el anuncio desde el Jardín de las Rosas.

El mandatario destacó la competencia Race to the Top creada por la Administración, que ha incentivado a los estados a implementar nuevos estándares educativos para recibir fondos millonarios del gobierno.

“El Congreso debe reformar NCLB con base en los principios que guiaron Race to the Top”, aseguró el presidente. “La experiencia nos ha enseñado que en su implementación NCLB ha tenido problemas. Para evadir que sus escuelas sean vistas como fracasos, algunos estados han bajado sus estándares. Eso no tiene sentido. Estos problemas han sido obvios para maestros y padres”.

“El Congreso no ha sido capaz de arreglar esta legislación. Yo lo arreglaré. Como el Congreso no puede actuar, yo lo haré”, dijo Obama.

Cifras del Departamento de Educación indican que entre 85% y 90% de las escuelas en el país están reprobando las metas fijadas en NCLB.

Las exenciones les permitirán a los estados librarse de ciertas disposiciones claves de la ley, siempre que apoyen algunos cambios. Entre ellos, nuevos parámetros con los cuales preparar a los estudiantes para la universidad y evaluar a los profesores.

La decisión de Obama dio una salida a los reclamos de líderes locales, como el superintendente de instrucción pública de California, Tom Torlakson, quien en una carta especificó que abandonaría el cumplimiento de los mandatos incluidos en NCLB, si no se daba alivio a los estados, una de varias misivas que han aumentado la presión al gobierno.

Hasta el momento, algunos estados ya han solicitado formalmente para exenciones de NCLB; California no figura en la lista. Pero áreas como Montana y Idaho han llegado a acuerdos sin someterse a un paquete de reformas general, como ocurrirá ahora, a partir del anuncio.

De acuerdo con NCLB, el secretario de Educación, en este caso Arne Duncan, tiene la autoridad de otorgar las exenciones. De hecho, desde que llegó a su cargo, en 2009, ha entregado 315, la mayoría asociadas con fondos del paquete de estímulo económico.

Pero en el caso de las exenciones, como alternativa a ESEA, la magnitud y efectos de estas medidas serían mucho mayores. Legisladores como el presidente del Comité de Educación y Trabajo de la Cámara de Representantes, John Kline (R-MN), han criticado la decisión.

“Esta propuesta puede implicar menos transparencia, nuevas regulaciones federales y más incertidumbre para los estudiantes, profesores y oficiales locales y estatales”, aseguró en una columna de opinión publicada ayer.

Organizaciones que representan a minorías han permanecido escépticas respecto a la protección a grupos minoritarios en las escuelas con los nuevos cambios. No obstante, entidades como el Consejo Nacional de la Raza (NCLR) dieron la bienvenida al anuncio.

“Las exenciones pueden poner en movimiento una serie de políticas que definan el rol federal en la educación de ahora en adelante. La comunidad hispana está siguiendo esto de cerca, para asegurarse de que estas medidas son implementadas con un enfoque en el bienestar de los estudiantes, particularmente de aquellos a quienes NCLB fue diseñada para ayudar más”, dijo Janet Murguía, presidenta de NCLR.