Cae ‘El Cris’, relevo de ‘La Barbie’

Su centro de operaciones era el estado de Guerrero, con especial énfasis en Acapulco

MÉXICO, D.F.- Se convirtió en narcotraficante y gatillero por enseñanzas de su padre; escolta de capos, secuestrador y asesino por convicción. A sus 30 años, Christian Arturo Hernández Tarín, “El Cris”, tenía en un puño la seguridad del turístico puerto de Acapulco.

Un centenar de personas trabajaban a sus órdenes tras la captura en 2010 de Édgar Valdés Villarreal, “La Barbie”, su exjefe en la distribución y venta de droga al menudeo en el estado de Guerrero, que en cinco años se volvió el segundo más violento del país.

Más de 1,500 asesinatos en 20 meses como consecuencia delos enfrentamientos entre “La Barredora” -la organización de Hernández Tarín y su socio Éder Jair Sosa, “El Cremas”- y el Cártel Independiente de Acapulco (CIDA).

Ambos grupos son producto de la fractura de Valdés Villarreal, quien se distinguió en la zona como hombre de confianza de los hermanos Beltrán Leyva.

“Este enfrentamiento fue el detonante de la violencia en el puerto de Acapulco”, afirmó Eduardo Pequeño, jefe de la división antidrogas de la Policía Federal al presentar ayer al delincuente con tres secuaces de Sinaloa y Chihuahua a quienes les decomisaron cuatro armas AK47 o “cuernos de chivo”.

“Se disputam la venta de drogas en el puerto, además de realizar otras acciones ilícitas como ejecuciones y la extorsión a empresarios”, detalló.

Entre otros episodios de horror materializados en Acapulco se encuentra en meses recientes la decapitación de 19 personas que fueron abandonadas en un centro comercial del balneario y otros episodios de cuerpos cercenados y abandonados en las calles.

También el secuestro de 52 profesores de educación básica que llevó al gremio a una huelga de brazos caídos y dejó sin clases a 72,000 niños en el estado.

Esta última protesta regresó a miles de militares y soldados a las calles en un segundo intento desde 2007 por llevar la paz al estado de Guerrero.

“Es uno de los esfuerzos más atinados de la estrategia del gobierno porque fortalece el trabajo con estados y municipios”, observó José Fernández Santillán, experto en Seguridad Nacional del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM).

Pero los guerrerenses están escépticos. Desde 2007 se pasó de 284 homicidios dolosos al año a 957 muertes con violencia en 2010. Esto representa un incremento de más de 6,000%.

“Los golpes a los líderes han atomizado la violencia y ahora en cada pueblo de Guerrero hay una célula que se asume como cártel regional”, denunció en entrevista telefónica el periodista y analista de temas de seguridad regional Ezequiel Flores.

El perfil de “El Cris” ilustra estas observaciones. Originario de Acapulco, es hijo de Arturo Hernández González, alias “El Chaky”, un lugarteniente de los hermanos Amado y Vicente Carrillo Fuentes y actualmente se encuentra recluido en un penal de máxima seguridad.

Después de la detención de su padre en 2003, se dedicó al trasiego de marihuana de Ciudad Juárez, Chihuahua, hacia Estados Unidos, junto con su hermano Emanuel Hernández Tarín, “El Pepino”, con la anuencia de Vicente Carrillo Fuentes, “El Viceroy”.

Aproximadamente en 2005 sale de esa ciudad fronteriza por presión de José Luis Ledezma, alias “El JL”, identificado como líder del grupo denominado “La Línea” al servicio del cártel de Juárez.

Intentó establecerse en Gómez Palacio, Durango, pero lidió con los capos locales y finalmente se instaló ese año en Cuernavaca, Morelos.

Arturo Beltrán Leyva, “El Barbas”, le ofreció integrarse a su organización como escolta y homicida al servicio de Miguel Ángel Araujo Moreno, “El Buche”, operador del capo hasta su muerte en 2009.

Con el jefe bajo tierra, “El Cris” volvió al desempleo hasta que lo acogió “La Barbie”. Lo integró al grupo de seguridad de Gamaliel Aguirre Tavira, alias “El Güero Huetamo”, hasta la detención de este último en julio de 2010.

Continuó trabajando para la organización de Valdez Villarreal, hasta que este fue detenido en agosto del 2010. Así llegó a ser el líder de Acapulco, aunque operaba desde el Estado de México, donde fue capturado.