Corre peligro Ley de Migración en México

Presupuesto para salud, educación y asesoría jurídica a inmigrantes no es claro

MÉXICO,D.F.— La viabilidad de Ley de Migración en México está en peligro. Su presupuesto para dar salud, educación y asesoría jurídica a los inmigrantes no es claro ni obliga a estados y municipios a garantizalos y el papel de la policía para intervenir en temas de indocumentados sigue en cuestión.

Además los organismos defensores de derechos humanos fueron excluidos de la elaboración del reglamento de la ley –el proceso clave para hacer reales las intensiones de los legisladores- y solo emitio una convocatoria para que enviaran sus “inquietudes” por correo electrónico.

“La ley promueve mucho la defensa de los derechos humanos de los migrantes, pero carece de mecanismos para lograrlos”, dijo Fabien Vennet, directora del Instituto de Estudios y Divulgación sobre Migranción (INEDIM),uno de los más activos movimientos en el tema.

La Ley de Migración fue aprobada por el legislativo a principios de este año y promulgada por el presidente Felipe Calderón en mayo pasado, con grandes expectativas de brindar un trato digno a los indocumentados; sin embargo, sin un reglamento puntual, puede quedar sólo en un catálogo de buenas intensiones.

“El espíritu de la ley puede quedar como una farsa”, agregó Vennet, quien busca que el gobierno permita a la sociedad civil conocer el anteproyecto de reglamento. “Si la Secretaría de Gobernación no nos escucha vamos a continuar con las mismas corruptelas y opacidad que todos conocemos”.

La fecha en que deberá expedirse el reglamento tiene como término el 21 de noviembre de 2011 (180 días contados a partir de la entrada en vigor de la Ley).

Entre otros puntos que preocupan a INEDIM es que si bien la ley reconoce el derecho al libre tránsito en el país también otorga amplias atribuciones a las autoridades para que se establezcan filtros de revisión migratoria fuera de los lugares para ello establecidos.

“Esto deja amplios márgenes de discrecionalidad para la realización de operativos o volantas, mismos que son inconstitucionales y que en la práctica ponen en riesgo la vida e integridad de las personas migrantes”.

Otras fallas señaladas se encuentran en la ausencia de un cálculo de presupuesto por parte de la Secretaría de Hacienda y la falta de un procedimiento administrativo detallado para el alojamiento en estaciones migratorias, retorno asistido y deportación.

Poca certeza se tiene además de cómo se va a garantizar el derecho a la salud, si sólo se dará atención de urgencia o para enfermedades crónicas; si será 24 horas al día o sólo por mandato.

En relación al derecho de contar con asistencia jurídica, se propone poner a disposición de las personas migrantes un directorio de defensores, públicos o privados.

“El gran problema es que no contemplan una uniformidad y coherencia a lo largo del texto normativo de la ley; lo que puede dar lugar a interpretación y por lo tanto a discrecionalidad en su aplicación por parte de los agentes migratorios”, detalló el informe de INEDIM enviado al Instituto Nacional de Migración.

La poca claridad de la ley también se encuentra en las llamadas visas para transmigrantes por lo que será el reglamento donde debe de hacerse realidad la promesa legislativa de dar a los indocumentados libre tránsito por seis meses.

“Ahí se verá si hay verdaderas intensiones de dejar de maltratar a los migrantes o es mero discurso”, dijo José Jacques, activista del Movimiento Migrante Mesoamericano (M3). “Si van a pedir un montón de requisitos entonces es lo mismo: los migrantes no van a tener papeles”.