Denuncian el acoso a un reportero

Pretenden que el periodista comparezca para revelar fuentes

PARIS, Francia (EFE).— Reporteros Sin Fronteras (RSF) pidió ayer al Departamento de Justicia estadounidense que retire la apelación presentada para forzar al periodista de The New York Times James Risen a comparecer para que revele sus fuentes en un proceso contra un exagente de la CIA acusado de filtrar información.

“El proceso a Jeffrey Sterling fue suspendido por un plazo indeterminado. Forzar a Risen a declarar es querer amordazar a todo periodista que pueda publicar información clasificada y decidir qué debe o no aparecer en la prensa”, indicó la organización en un comunicado.

Se trata de la cuarta vez que en la Administración Obama y en la de Bush se ha intentado que el periodista comparezca ante la Justicia para averiguar las fuentes que utilizó o dar explicaciones sobre información contenida en sus obras.

En diciembre de 2005, Risen escribió un artículo para The New York Times en el que revelaba que la Administración Bush desarrollaba un amplio programa de espionaje telefónico de ciudadanos estadounidenses fuera de todo marco legal.

En enero de 2006, publicó el libro State of War- The Secret History of the CIA and the Bush Administration (Estado de Guerra- la historia secreta de la CIA y de la Administración Bush), que incluía un análisis de ese programa y revelaba otros aspectos de la “guerra contra el terrorismo” del exinquilino de la Casa Blanca.

Bush pidió en 2005 al Departamento de Justicia que abriera una investigación contra él, quien escapó de las acciones legales porque esa solicitud no prosperó y que se ha librado igualmente de llamamientos posteriores.

“Seguiré peleando contra los esfuerzos gubernamentales porque creo que este caso es una batalla fundamental por la libertad de prensa en Estados Unidos”, indicó a RSF el pasado jueves Risen, para quien si no lucha “el gobierno perseguirá después a otros periodistas”.

La organización defensora de la libertad de prensa recordó que desde la investidura de Obama en 2009 su administración ha emprendido cinco procesos contra presuntas fuentes apoyándose en la Espionage Act (ley de espionaje), lo que supera el número alcanzado por los anteriores gobiernos federales.

“Recordamos a esa administración que su misión no es juzgar la cobertura apropiada de los casos relativos a la seguridad nacional”, destacó RSF en su nota, en la que denunció el “acoso judicial” del Ejecutivo para forzar a la prensa a divulgar sus fuentes.