Discuten nuevo plan migratorio

Los demócratas evalúan introducir nuevo proyecto de ley sobre el tema

Los demócratas del Senado están considerando presentar un nuevo proyecto de ley de inmigración, con el respaldo de la Casa Blanca, para ir de nuevo a la carga con legislación que ponga el tema de la reforma migratoria de nuevo en la palestra antes de fines de este año.

Fuentes del Senado confirmaron ayer que en efecto “se están evaluando varias opciones” en busca de hacer contrapeso a medidas restrictivas que están pendientes en la Cámara de Representantes, pero aún no hay nada en concreto. “El tema se vuelve urgente sobre todo por el impacto tan severo que están teniendo las leyes antiinmigrantes de Georgia y Alabama”, dijo la fuente.

En el Senado ya existen varios proyectos de ley pendientes, entre ellos un proyecto de reforma integral presentado por Bob Menéndez de Nueva Jersey a principios de año y el sempiterno DREAM Act, que fue rechazado por el propio Senado en diciembre del año pasado.

Expertos consultados coincidieron en que las posibilidades de que se apruebe algún tipo de reforma migratoria que incluya legalización para inmigrantes, sobretodo en momentos en que comienza la contienda por la presidencia del país, son prácticamente nulas. “Yo diría que la probabildad está entre poca y cero”, dijo la profesora Cristina Greer, politóloga de Fordham University . “Pero pienso que es una estrategia para que Obama pueda decirle a los latinos, ¿vieron? Lo intentamos, pero los republicanos no nos dejaron”.

Senadores como Menéndez, Charles Shumer, Dick Durbin y el líder Harry Reid estarían reuniéndose en los próximos días para discutir el asunto, dijo otra fuente.

Frank Sharry, director de America´’s Voice, una organización que aboga por la reforma migratoria en Washington, dijo que política y estratégicamente presentar una reforma es buena idea aunque no haya oportunidades de que se apruebe. “A veces cuando un contrincante es muy duro hay que darle duro hasta que ceda. Los republicanos lucen tan mal en este tema, discutiendo sobre cercas electrificadas y cosas por el estilo, que presentar una reforma puede ser una manera de ponerlos y traerlos de nuevo a la mesa”, dijo Sharry. “Es obvio que a los demócratas les conviene el contraste’.

No obstante, agregó el estratega, queda la esperanza de que “durante la campaña presidencial comiencen a darse cuenta de que los latinos están muy molestos con lo que está pasando y crean que pueden perder y que la Casa Blanca decida hacer lo que sí puede hacer, que es eliminar el programa Comunidades Seguras, a lo que hasta ahora se han negado rotundamente”.