Drogas: tema binacional

El tema de las drogas se debe plantear como un problema de salud pública y no como de seguridad nacional, puntualizó el activista mexicano Javier Sicilia, quien está de visita en Los Ángeles para participar en la conferencia internacional de la Drug Policy Alliance.

“Estados Unidos y México tienen que repensar el problema de las drogas”, insistió durante una reunión con el Consejo Editorial de La Opinión. “Y comprender la cultura de la droga para saber atacar el problema con coherencia”.

Javier Sicilia es un poeta y periodista mexicano que sufrió en carne propia la “narcoguerra” cuando el pasado 28 de marzo su hijo Juan Francisco, de 24 años de edad, fue secuestrado y asesinado por miembros del cártel del Pacífico Sur, en el estado de Morelos.

A partir de entonces se convirtió en un activista que ha encabezado el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad y ha sido un fuerte crítico de la estrategia del gobierno de Felipe Calderón para combatir al narcotráfico.

Como parte de las acciones de ese movimiento, Sicilia ahora se encuentra en Estados Unidos para insistir en que el problema que se vive en México es de orden binacional.

“Los norteamericanos y el gobierno de México decidieron enfrentar el problema de las drogas con una guerra, una guerra que en todos sentidos es absurda, ya que el problema de la droga no es un problema de seguridad nacional, sino un problema de salud pública, y que tiene que ver con una falta comprensión de la cultura de la droga, porque no apareció así nada más, [la droga] es algo ancestral que está en las culturas”, mencionó.

Habló sobre la necesidad de que se empiece a discutir la legalización de las drogas, lo cual vendría a atenuar la violencia en México.

“Aquí ya se vivió, en Chicago, con el problema de la prohibición del alcohol, lo cual costó muchas vidas y al final se tuvo que legalizar”.

Criticó que ambos gobiernos no tengan una política para seguir la ruta del dinero de los narcotraficantes y estén permitiendo el lavado de dinero a través de los bancos.

“Están atacando a los cárteles, pero no están atacando la bronca del lavado de dinero de bancos norteamericanos a bancos mexicanos, ahí no hay ninguna política”, dijo Sicilia.

Sobre el problema del tráfico de armas hacia México, indicó que el presidente Barack Obama puede, sin pasar por el Congreso, que se prohíba la venta de ciertas armas, como las AK-47.

“Una industria que es parte de la cultura de Estados Unidos, que son las armas y que están legalizadas, esa sí es una cuestión de seguridad nacional”, mencionó. “Porque comprar armas en una tienda como si compraras chicles es gravísimo, sobre todo por lo que está sucediendo en México. Las armas están entrando a México como papas”.

Sicilia estará este jueves y viernes participando en la Conferencia Internacional sobre la Reforma a las Políticas sobre Drogas que organiza la Drug Policy Alliance para analizar las mejores prácticas para el control del mercado de los narcóticos.