El valor del dinero: una enseñanza

Sólo aquellos jóvenes a los que sus padres enseñan el valor del dinero y el impacto que tiene sobre sus vidas, podrán lidiar adecuadamente con las realidades del mundo de las finanzas, de los negocios o, cuando menos, de la buena economía del hogar. Aunque te parezca que tu hijo o hija adolescente es muy joven para comprender bien las finanzas, la primera juventud es el mejor momento para que comience a entender el mundo del dinero.

Lo principal es predicar con el ejemplo de ser capaz de controlar tus propias finanzas. De nada sirven las mejores intenciones si nuestra propia casa no está en orden, pues si tus hijos ven cómo te endeudas para comprar cosas innecesarias o pagar gustos excesivos, es muy probable que cuando sean adultos cometan esos mismos errores.

He aquí algunos puntos específicos cuya aplicación te puede ser muy útil para inculcar en tus hijos adolescentes una apreciación realista de las finanzas:

Enséñale que quien no sepa ahorrar con los pies en la tierra, acabará arruinado si vive de ilusiones y que quien no acepte su responsabilidad en un mal negocio, nunca podrá superar sus errores financieros. Tu hijo debe aprender que todo lo que se posee en la vida hay que ganarlo a fuerza de trabajo, buenas ideas y buen uso del dinero y las oportunidades que se presenten.

Explícale ciertos conceptos financieros básicos, como las metas de inversión a corto, mediano y largo plazo, cómo funcionan los CDs, las cuentas de ahorros y los money markets, la importancia de tener crédito, qué se hace en la Bolsa de Valores, etc.

Ábrele un custodian account (o “cuenta en custodia”) en una firma de corretaje o un fondo mutuo. En http://www.fool.com/dbc/dbc.htm hallarás información sobre cómo elegir la que más te conviene.

Búscale en el Internet páginas con información, juegos y herramientas para desarrollar su experiencia en el mundo financiero: http://www.fool.com/teens, http://vse.marketwatch.com, http://www.zillions.org, http://www.younginvestor.com y http://www.practicalmoneyskills.com.

Enséñale a distinguir entre necesidades (comida, alojamiento, ropa) y deseos (una computadora nueva, un vestido de diseñador, una taza de latte a diario), una diferencia que la presión del grupo (“necesito comprar esos tenis que todos los otros chicos tienen”) y la publicidad han hecho difícil de apreciar para los jóvenes.

Guíalo para desarrollar un plan financiero para comparar lo que recibe con lo que gasta, crear un presupuesto personal y poner lo que le sobra en algún instrumento de ahorro o inversión.

6. ¿Hay formas de ahorrar dinero en el seguro de vida? – Las tarifas de seguros de vida a término están hoy en su punto histórico más bajo, pero aun así se puede ahorrar: por ejemplo, comprar pólizas que ofrezcan descuentos si se aumenta el valor de la misma (es posible que una póliza con un valor de $500.000 cueste igual o menos que una de $450.000 porque ofrezcan descuentos para llevarla al siguiente punto de cobertura). Otra manera es pagando la póliza anualmente o trimestralmente, en vez de mensualmente, y eliminar o reducir el costo de financiación.