Enfermeras y terapistas inician huelga en Kaiser Permanente

Se espera que hoy se unan más de 21 mil trabajadores del gremio en solidaridad

Las enfermeras, terapistas de servicios de salud mental y consejería, así como los trabajadores sociales de la red de hospitales y clínicas de Kaiser Permanente en el Sur de California, que pertenecen al Sindicato Nacional de Empleados de Servicios de Salud, dejaron de trabajar ayer.

En algunos hospitales la huelga durará 24 horas, pero en otros hasta tres días.

Se espera que hoy se unan los trabajadores del norte de California de Kaiser Permanente y las afiliadas a la Asociación de Enfermeras de California. Se estima que unas 21,000 enfermeras y demás trabajadores de hospitales paren de trabajar en solidaridad.

Con esas adhesiones, hoy sería la huelga más grande que se ha dado en la red de Kaiser Permanente.

El hospital más grande de Kaiser Permanante en el sur del estado -ubicado sobre el bulevar Sunset intersección con Vermont, en Los Ángeles- se convirtió ayer en el epicentro de las protestas. Más de mil trabajadores se tomaron de forma pacífica las calles aledañas como una forma de exigir un mejor contrato laboral.

Los servicios más afectados son psiquiatría, en donde todas las consultas fueron canceladas y solo se atienden emergencias, y cirugías electivas o procedimientos menores. Este paro afecta este tipo de servicios desde San Diego hasta el noreste del condado de Los Ángeles, al igual que San Bernardino y Bakersfield.

Bernard Madon, psicoterapista del hospital de Kaiser Permanente en el Valle del Antilope, dijo que están cansados de que la patronal no escuche las demandas y que no tome en cuenta las recomendaciones sobre la cantidad de personal que necesitan para atender a los pacientes.

“Llevamos varios meses sin contrato y al parecer no nos están tomando en serio. Por eso estamos aquí”, aseveró Madon.

Nancy Rosado, terapista familiar y de pareja de Kaiser de Los Ángeles, dijo que la propuesta de la patronal de recortar el seguro médico y congelar las pensiones no son aceptables.

“Cada tres meses nos envían un e-mail diciéndonos que la empresa está muy bien, que están haciendo millones de dólares y ahora vienen y nos dicen que nos quieren quitar los beneficios. Eso no es justo y no lo podemos permitir”, dijo Rosado.

Trascendió que la última propuesta presentada por la patronal en abril del presente año incluye tres opciones de seguro médico con primas, copagos y deducibles más altos, así como la eliminación del sistema de pensiones para los empleados nuevos y con menos de cinco años de trabajar en la compañía.

Mark Costa, director ejecutivo del Centro Médico Kaiser Permanente Los Ángeles, dijo a La Opinión que no podía dar detalles sobre las negociaciones con el sindicato, pero aseveró que están tomando todas las medidas adecuadas para que los pacientes no sufran el peso de la huelga.

“Yo he caminado los pasillos del hospital y he hablado con los pacientes para asegurarme que están bien, y con toda seguridad puedo decir que están siendo atendidos hasta mejor porque las enfermeras supervisoras se están haciendo cargo de los pacientes y de dirigir a las enfermeras temporales. No queremos que haya ningún incidente”, subrayó Costa.

La administración de los hospitales tuvo 10 días para prepararse para la huelga. Cancelaron citas, reprogramaron servicios y cirugías, y entrenaron a las enfermeras temporales.

“Todos los servicios de urgencias, emergencias, servicios quirúrgicos y transferencias para este hospital continúan ofreciéndose como siempre”, aseveró Costa.

Leighton Woodhouse, portavoz del sindicato, agregó que hicieron todo lo que estaba de su parte para que los pacientes no se vieran afectados por la huelga, pero como es frecuente, varios servicios electivos fueron cancelados.

Sandra Russo, de 93 años de edad, acudió ayer a su revisión bimensual de los pies. Ella notó que no era la misma enfermera que la atiende regularmente, pero la ayudaron como siempre.

“Nunca se sabe a qué hora voy a salir de la cita. A veces se tardan más”, dijo Russo.

Woodhouse acotó que en la última reunión de negociaciones con la patronal el pasado viernes no lograron avances y que no sabía cuándo volverán a negociar.