Experto: Jackson no se inyectó el propofol

Michael Jackson estaba tan fuertemente drogado en las horas antes de su muerte que hubiera sido incapaz de darse la dosis masiva de propofol que lo mató, testificó ayer un médico experto en el juicio al médico de Jackson.

El Dr. Steven Shafer, quien presentó una serie de posibles escenarios para la sobredosis de Jackson, dijo que uno de los escenarios que planteó la defensa del Dr. Conrad Murray -que la estrella se dio a sí mismo el potente anestésico- es una “locura”.

“No puede darse una inyección si está dormido”, dijo Shafer al jurado.

El escenario más probable era que Murray colocó a Jackson un goteo intravenoso de propofol en la mañana de su muerte y luego se fue para hacer una serie de llamadas telefónicas mientras el cantante dormía, dijo Shafer.

Jackson probablemente dejó de respirar antes de que Murray regresara y los pulmones del cantante se vaciaron mientras el propofol seguía fluyendo hacia su cuerpo, dijo el testigo.

También dijo que Jackson habría estado sumamente confundido por los medicamentos administrados por vía intravenosa durante la noche.

Murray dijo a la policía que se alejó de Jackson solo dos minutos, un período durante el cual la defensa dice que el cantante podría haber tomado una jeringa para darse más propofol.

“Las personas no se despiertan de la anestesia pensando en tomar una jeringa e inyectar algo en la bolsa de suero intravenoso”, dijo Shafer, recordando al jurado que el procedimiento es complicado. “Ese escenario es una locura”.

También dijo que era poco probable que Jackson se inyectara a sí mismo con una aguja porque las venas de la estrella del pop estaban demasiado deterioradas y el procedimiento hubiera sido extremadamente doloroso.

Testigos han dicho que Jackson sabía que la droga tenía que ser diluida con lidocaína en una bolsa de suero intravenoso para evitar el ardor al ingresar en las venas.

Shafer, un experto en anestesiología que enseña en la Facultad de Medicina de la Universidad de Columbia, también rechazó la afirmación de que Jackson podría haber ingerido ocho pastillas del sedante lorazepam, también conocido como Ativan, causando su muerte.

Sus opiniones configuran un esperado choque con las opiniones de su colega, el Dr. Paul White, quien estaba esperando para testificar por la defensa. Los hombres han sido amigos y asociados durante 30 años.

White, quien se sentó en la sala de audiencias tomando notas, ha sugerido a la defensa en un informe escrito que Jackson podría haber ingerido un frasco de propofol, a juzgar por el alto nivel de la droga en su autopsia.

Pero la defensa anunció la semana pasada que había abandonado la teoría en mayo, después de ejecutar sus propias pruebas que refutaron la teoría.

Funcionarios delforense determinaron que Jackson murió el 25 de junio de 2009, por intoxicación aguda de propofol, y Murray ha reconocido que le daba la droga al cantante como ayuda para dormir. Los funcionarios mencionaron otros sedantes como un factor contribuyente.

Murray se ha declarado no culpable de homicidio involuntario.

Shafer testificó el miércoles que Murray era directamente responsable de la muerte de Jackson, citando lo que dijo eran 17 “graves violaciones” de la norma de atención proporcionada por los médicos.