Explosión en el Staples

'Canelo' Álvarez, con una gran exhibición, noquea en seis asaltos a Gómez y da alegría a sus seguidores

En una noche teñida de tricolor, llena de música y gritos de patria, el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez ratificó su idilio con los angelinos al regalarles una victoria contundente por nocaut ténico en el sexto asalto sobre su compatriota Alfonso Gómez.

Fue poco rival Gómez, que dejó honradez y poco boxeo para hacer justa la victoria de Álvarez, quien ratificó su poder y exhibió preparación y progresos que lo ponen en la línea de los mejores 154 libras del momento.

Como si fuera necesario, para calentar al público, y entre la salida de Gómez y Álvarez, bajó la voz poderosa de Vicente Fernández, que le ponía un punto alto a la emoción de dos tapatíos con el tema No me sé rajar.

El público se volcó con el “Canelo”, pero Gómez salió sin miedo a pelear, lanzando su jab repetidamente para tratar de mantenerse lejos de su rival, una estrategia que duró exactamente el primer asalto porque, cuando faltaban segundos para finalizar ese giro, el “Canelo” Álvarez lo conectó con un gancho corto de izquierda y lo tiró a la lona.

“Supe que no estaba muy lastimado y sabía que se iba a parar, pero era claro que si le entraban mis golpes se caía de nuevo”, dijo el ganador, quien ratificó su dedicatoria de esta victoria para México por sus Fiestas Patrias.

“Esto es para México, ya demostré que puedo contra cualquiera, donde quieran”, agregó.

A pesar de la caída, el retador no pareció salir lastimado y el descanso pareció restituirle fuerzas.

Al margen de esto, habrá que decir que desde temprano se vieron los resultados de la gran preparación del pelirrojo jalisciense.

Caminando bien hacia atrás y saltando en la punta de los pies.

Lo de Gómez era previsible, su jab un recto muy anunciado, y su movilidad de piernas para meterse en zona de candela.

“No sé por qué el réferi me para el combate. Sí, es verdad que ‘Canelo’ pega muy duro, pero yo estaba bien para seguir”, dijo Gómez.

Gómez sabía que debía mantenerse lejos de la derecha llena de dinamita del “Canelo” y lo conseguía extendiendo su jab, pero a cambio de eso desprotegía su flanco izquierdo, por donde entraba cómoda la izquierda volada de Álvarez para empezar a ganar el combate.

Con tres asaltos corridos, Gómez, inferior técnicamente su rival, se acercó sin miedo a cambiar metralla, pagando un caro precio porque recibió, al cierre del cuarto episodio, un par de ganchos brutales que minaron sus reservas.

Parecía cosa de tiempo. Era un ejercicio de paciencia para Saúl Álvarez la definición del combate.

Y otra vez lo dejó venir, y Gómez demostró valor y probó que no se rajaba, pero a cualquier costo, porque otra vez, al final del quinto, recibió un duro castigo, en un cierre trepidante en el que lo lastimó con un gancho repetido y una combinación en zonas blandas.

Al combate se le veía una pronta definición y “Canelo” de nuevo apeló a su mesura, a su frialdad, y cuando de nuevo Gómez tomaba aire para bailar cerca de él, lo cazó primero con una derecha a la cabeza.

Luego lo combinó uno-dos-uno-dos arriba y abajo, y con un cruzado de derecha acabó de dejarlo en la lona.

Corrían los 2:36 del sexto asalto y el tercer hombre en el cuadrilátero, Wayne Hedgetpeth, estimó que debía proteger la integridad de un hombre sin respuestas como Gómez, y terminó el combate, decretando el triunfo del “Canelo” Ávarez por nocaut técnico.

“Tiene mucho corazón, pero mis golpes lo fueron minando. Se fue debilitando y yo sabía que si lo conectaba sólido se caía de nuevo”, agregó el nuevo gran ídolo de los mexicanos, quien dejó abierta la puerta “para lo que propongan mis manejadores. Está demostrado que podía contra Gómez y puedo contra los mejores”, concluyó el campeón CMB de las 154 libras.

Este resultado deja a Álvarez con marca perfecta de 38-0 1 y 28 KO’s, mientras Alfonso Gómez tiene 23-5-2 y 12 KO’s.

Antes, en combate realizado en los pesos plumas, Mikail Arreola le ganó por decisión a Juan Sandoval.

En los welters, Antonio Orozco derrotó por decisión unánime a Fernando Rodríguez; a su vez, Ray Rivera hizo su debut en el boxeo con un nocaut fulminante sobre Rudy González.

En la última preliminar, Hugo Centeno ganó por decisión unánime a Alfredo Rivera, en cuatro asaltos, en la categoría superwelter.