Exprimen a Bell

Los vecinos de la ciudad de Bell no tienen respiro. Ahora se trata del costo del servicio de agua, que está literalmente exprimiendo a muchos residentes de esta ciudad de clase trabajadora, ya suficientemente golpeada por los altos impuestos de su ex gobierno corrupto y por la insistencia de su policía de remolcar sus autos a diestra y siniestra.

Parece un mal chiste, pero ahora están recibiendo cuentas de agua por cientos de dólares, y algunas alcanzaron entre 500 y 800 dólares por dos meses de servicio.

El gobierno local ha convocado a la compañía de agua, Golden State Water Company (GSWC) a comparecer y a dar cuenta del por qué de estas tarifas, que son muy superiores a lo que pagan los residentes de otras ciudades aledañas que reciben servicio de la misma compañía.

El Director del Distrito Municipal del Area Central también ha increpado a la empresa a explicar la subida indiscriminada de sus tarifas, señalando que el precio al por mayor del agua en la región es uniforme y no parece haber razón para esta discrepancia.

La compañía solicitó en julio al estado de California un permiso para aumentar las tarifas entre 3 y 3. por ciento en cada uno de los siguientes dos años para cubrir el costo de nuevas inversiones y mejoras de infraestructura, pero las tarifas actuales ya parecen excesivas.

GSWC, una subsidiaria de American States Water, es la proveedora del líquido a una veintena de municipalidades de la región, incluyendo El Monte, Carson, Downey y Culver City, pero las cuentas de los residentes de Bell se llevan la palma. Los residentes y sus representantes merecen una respuesta adecuada de parte de la compañía al por qué están cobrando una tarifa aparentemente diferente que a otras municipalidades.