‘Granito’ revelador

Con su documental, Pamela Yates no quiere que Guatemala olvide

Pamela Yates filmó hace casi 30 años When the Mountains Tremble, un documental sobre la guerra en Guatemala. El material que no usó lo guardó pensando que quizá no volvería a servir para nada.

“[Pero,] ¿cuántas veces la vida te ofrece una segunda oportunidad de hacer algo que querías hacer y no pudiste? Esta fue mi segunda oportunidad”, dijo la realizadora de EEUU sobre las imágenes que sirvieron hace unos años como pruebas forenses en contra de militares acusados del genocidio cometido a principios de los 80 en el país centroamericano.

Revisar estos documentos también dio pie a su nuevo trabajo, Granito: How to Nail a Dictator, que desde hoy se exhibe en la sala Laemmle Sunset 5 de West Hollywood.

Todo comenzó en 2003, cuando Yates visitó Guatemala para asistir a la primera exhibición pública de When the Mountains… Ahí conoció a Almudena Bernabéu, abogada internacional que buscaba cualquier prueba que incriminara a los militares que habían ordenado la matanza de civiles en los 80.

“Me dijo, ‘tienes algo que pueda servir, algo que no hayas usado?’ Entonces revisé y me di cuenta de muchas cosas de las que ya no me acordaba”, contó Yates, quien luego de ese encuentro fue a testificar a España con el material inédito de su archivo, como entrevistas con el dictador guatemalteco Efraín Ríos Montt y otros altos mandos del ejército de ese país.

El documental recuenta los seis meses que esta norteamericana pasó en Guatemala a principios de los 80. En este tiempo fue capaz de obtener las entrevistas mencionadas así como encuentros con grupos guerrilleros.

Pero en Granito agrega todo el proceso al que fue sometido Ríos Montt en España por el delito de genocidio, así como el fracaso de este tribunal para lograr extraditar al exdictador a ese país para ser juzgado -luego de que una corte guatemalteca anulara el proceso contra él y otros militares-.

Agrega, entre otras, entrevistas con sobrevivientes de las masacres, con un exguerrillero, un forense y una joven abogada que durante décadas buscó a su padre desaparecido y quien murió a manos de la policía militar.

“Creo que el documental puede hacer una diferencia… Soy defensora de los derechos humanos”, explicó Yates sobre la razón de hacer este trabajo, al que espera poder someter a competir por el Oscar.

Por lo pronto, en los últimos tres meses han sido enjuiciados algunos de los ejecutores de las masacres -se calcula que murieron unos 200,000 civiles-, entre ellos el general Héctor López Fuentes, acusado de genocidio en contra de los habitantes de la región maya Ixil.

Y también, Yates no quiere que los guatemaltecos olviden su pasado.

“Las generaciones nuevas de guatemaltecos, los que son menores de 30 años, no saben que pasó, no se los enseñan en la escuela, y es fácil que la memoria se borre”, dijo.