Hahn pide la retirada de Afganistán

'Puedo ver con mis propios ojos el costo humano de esta guerra. Quiero que nuestras tropas regresen'.

Arlington West es un punto de recordación erigido todos los domingos por veteranos de guerra para honrar a los caídos en la playa de Santa Mónica, al norte del muelle. El punto de tributo fue iniciado a raíz de las guerras de Irak y Afganistan.

Centenares de cruces hincadas en la arena representan las vidas de igual número de soldados estadounidenses que han perdido sus vidas en esa parte del mundo.

Ayer la recién elegida congresista Janice Hahn, de Los Ángeles, acudió a este pedazo de playa para pedir que el gobierno acelere la salida de Afganistán, precisamente cuando esa confrontación acaba de cumplir diez años.

“Puedo ver con mis propios ojos el costo humano de esta guerra. Quiero que termine y que nuestras tropas regresen lo más pronto posible”, dijo la ex concejala de Los Angeles.

Tan sólo en Afganistán, informó, 1,700 militares estadounidenses han perecido, y el costo económico de esa misión anda por los 400 mil millones de dólares.

“Estamos hablando de 190 millones de dólares al día. En este país muchos han perdido su empleo o sus empleos; estamos despidiendo a bomberos y maestros; 190 millones de dólares al día podrían ser invertidos en nuestra economía, podrían ser usados para generar empleo, y para reconstruir nuestros puentes y nuestra infraestructura”, dijo.

Al fondo, una veintena de ataudes simbólicos depositados en la arena representaban el número de estadounidenses muertos en Afganistán apenas la semana pasada.

La administración de Barack Obama ha fijado un plan de retirada para 2014, que presupone que para esa fecha el gobierno de Hamid Karzai será autosostenible, y se habrá producido un proceso de reconciliación con la resistencia talibán.

La guerra en Afghanistan fue la secuela inmediata de los ataques del 11 de septiembre, justificada por el abrigo que el gobierno de ese país daba a Osama bin Laden.

Pero según Hahn, Estados Unidos ha cumplido en buena parte sus objetivos en la guerra contra Al Qaida, debilitando a esta organización hasta el punto que mantener 100 mil tropas en Afganistan resulta innecesario. A estas alturas, recalcó, sería más efectivo llevar a cabo un trabajo de inteligencia, combinado con ataques utilizando aviones robot –drones–, en lugar de mantener una fuerzas expediciaria de la magnitud de la que se encuentra en ese país.

“Lo que pienso es que tenemos retirarnos lo antes posible. El plazo del Presidente es 2014. Me gustaría que ocurriera antes, el año siguiente de ser posible”, afirmó.

Tim Goodrich, un veterano de Afganistan que acompañó ayer a Hahn, reforzó el mensaje de la congresista.

“Hace diez años acudí en apoyo a esta guerra, pero entonces no nos imaginamos que este esfuerzo fuera a tomar diez años o más. Todos pensamos que terminaría rápido, en cuestión de meses, o un año, y es muy triste ver cuánto se ha prolongado”.