Impacto en los estados

Numéricamente, el voto latino aumenta consistentemente con cada elección y también disminuye la brecha –que es mayor entre los latinos- entre quienes podrían votar y quienes realmente lo hacen.

Por ejemplo, NALEO proyecta que en 2012 habrá 23.5 millones de latinos ciudadanos en edad de votar, pero no significa que todos voten. De hecho, sólo se proyecta que 14 millones estén registrados y que 12.2 millones realmente lo haga.

En 2008, había 19 millones de latinos ciudadanos en edad de votar, 11 millones estaban registrados y 9.7 millones votó. Esta cifra se ve aún más pequeña tomando en cuenta que hay 50 millones de latinos en los Estados Unidos. “En el fondo, lo que hace la diferencia es el trabajo que hacemos los grupos para integrar y activar a los votantes en forma concreta. A veces hay una desconexión y la gente se pregunta: ¿Qué logra mi voto?”, dijo Camila Gallardo, de el Concilio Nacional de la Raza (NCLR). “Nuestro trabajo es repetirles que su voto decide todo: quien se elige y quien no se elige. Estamos eligiendo personas que representan los intereses de nuestra comunidad y podemos elegir a otros si no lo hacen”.

Ese es el ideal. En la práctica, voto y logro de objetivos no parecen estar tan vinculados unos con otros. La fuerza del voto grupal tiene mucho que ver en esto y se está viendo por ejemplo en la influencia que tienen grupos como el ‘Tea Party’ en la selección del candidato republicano a la presidencia y en sentar las bases de la política actual. También hay un potencial no realizado de votos. Según el más reciente reporte del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), dado a conocer hace un par de días, en Estados Unidos viven 12.6 millones de extranjeros con residencia permanente, el paso anterior a la ciudadanía.

De esa cantidad, 8 millones ya cumplen con los requisitos de tiempo para solicitar la ciudadanía y obviamente aún no han pasado por ese trámite.

El impacto del voto latino, por otra parte, no se verá tanto a nivel nacional sino en los estados. Según Evan Bacalao, director de participación cívica de la Organización National de Funcionarios Latinos (NALEO), el voto latino puede mover la aguja del triunfo más fácilmente en estados como Nevada, Nuevo México y Colorado, además de Florida, que en otros lugares donde las competencias no son tan cerradas o donde un partido tiene un dominio definitivo. En Florida y California, se verá el mayor aumento de la influencia latina. Se proyecta un aumento del 35% del voto latino en la Florida, para llegar a ser un 34% del voto en el estado. En California, el voto latino aumentará en 32%, para convertirse en el 23%, pero California no es un estado clave porque generalmente vota demócrata. En Colorado aumentará en 15% para llegar a 15% de la población y en Nuevo México el voto latino aumentó 14% y será el 14% del total del estado.