Indignados en Los Ángeles

Se extienden las manifestaciones contra el sistema financiero del país

Lo que inició en España hace poco más de cuatro meses como una manifestación social en contra del dominio de bancos y corporaciones sobre los ciudadanos, conocido como el Movimiento de los Indignados, llegó ayer a Los Ángeles con la instalación de un campamento civil de protesta afuera del edificio del Ayuntamiento.

Los cientos de manifestantes que por la mañana marcharon de Pershing Square a la alcaldía, pertenecen al movimiento denominado Ocuppy L.A. que se suma al grupo de resistencia que desde hace una semana ha tomado el distrito financiero de Nueva York en repudio a la influencia de las corporaciones sobre los políticos estadounidenses, ciudad donde ayer fueron arrestadas unas 400 personas.

“Es parte de un movimiento social mundial en solidaridad de Occupy Wall Street que inició la semana pasada en Nueva York”, comentó Mario Brito, integrante de Occupy L.A.

Los manifestantes, que culpan de la crisis económica al sistema capitalista que protege a las corporaciones, estarán acampando afuera del edificio de la alcaldía por tiempo indeterminado.

Ana Lilia Hernández es una de las que ayer preparaba su casita de campaña para instalarse ahí por el tiempo que sea necesario.

“Voy a estar aquí hasta que empiece a darse un cambio o hasta que nos quiten”, comentó la joven que llevaba puesta una máscara del personaje de la película V for Vendetta, misma que ha sido adoptada por el grupo de ciberactivistas Anonymous.

“No es justo lo que está pasando. A las familias les están quitando sus casas, sus autos para dárselos a los bancos. Le están quitando al 99% de la población para dárselo a ese 1% que son las corporaciones”, comentó.

Brito indicó que ya han hablado con algunos funcionarios públicos para evitar que la policía los reprima.

“No tenemos límite de tiempo, este campamento se va a quedar hasta que logremos lo que queremos: que tenga la población tenga derecho de empleo, educación y servicios de salud, que los inmigrantes tengan derecho al trabajo, que las corporaciones ya no tengan influencia en la política”, mencionó.

La convocatoria de Occupy L.A. se desató a través de las redes sociales de Facebook y Twitter.

“Estamos viendo una situación de super ricos y super pobres, es una situación de locura. Por eso ahora la gente está reaccionando, porque no aguanta ver tanta injusticia, ya que las corporaciones tienen más poder en la política que el propio ciudadano”, agregó Brito.

Katiuska Cruz, de 24 años de edad y originaria de República Dominicana, escribía sobre una cartulina: “Revolution Starts Now”.

“Es ridículo que el 1% de este país esté sentado tomando champán, mientras al 99% le están quitando sus casas. Nuestra generación ya está cansada”, dijo la joven que luego de un año y medio de salir de la universidad sigue sin empleo y con una deuda por préstamos estudiantiles de 36,000 dólares.

A partir de esta semana los integrantes de Occupy L.A. estarán realizando acciones en contra de corporaciones y bancos, y el primero en la mira es Bank of America al anunciar su política de cobro por el uso de la tarjeta de débito, institución bancaria contra la que ayer se realizó una protest en Massachusetts y donde fueron detenidas unas 20 personas.