‘Indignados’ planean traslados de bancos

Un movimiento popular que surgió el mes pasado propone las cooperativas de crédito

NUEVA YORK (AP).- Es día de mudanza para los clientes de los bancos.

Un movimiento popular que surgió a la vida el mes pasado está impulsando a los clientes de los bancos a cerrar sus cuentas y pasar a las cooperativas de crédito antes del sábado.

El espíritu detrás del “día del traslado bancario” se avivó con las protestas del movimiento “Ocupar Wall Street” que tuvieron lugar en todo el país, y reunió más de 77 milseguidores en su página de Facebook a partir del viernes. El movimiento ya ha ayudado a repeler un plan de Bank of America para comenzar a cobrar una cuota de 5 dólares a las tarjetas de débito.

No está claro hasta qué punto el cambio de actitud del sector bancario con respecto a las comisiones sobre las tarjetas de débito extinguirá la ira que impulsa al movimiento. Sin embargo, muchos partidarios afirman que sus acciones son mucho más que cualquier queja.

“Es demasiado poco y demasiado tarde”, indicó Kristen Christian, de 27 años, la propietaria de una pequeña empresa de Los Ángeles que inició el “día del traslado bancario”. Ella ya abrió cuentas en dos cooperativas de ahorro y crédito como preparación para cortar el vínculo con Bank of America este fin de semana.

“Los consumidores están despertando y ven que tienen opciones”, dijo.

Sin embargo, incluso con su apoyo público, es poco probable que los cierres de cuenta que se llevarán a cabo el sábado hagan mella en los titanes de la industria como Chase, el banco más grande del país con unos 26.5 millones de cuentas corrientes.

Pero el llamado a la acción demuestra hasta qué punto los consumidores se indignaron ante la posibilidad de que se les cobrara una cuota por el uso de las tarjetas de débito en un momento de tanta incertidumbre económica. Incluso quienes se aplacaron por el cambio de rumbo del sector pueden haber recurrido a un nuevo sentido de empoderamiento.

Ese es el caso de Dan Blakemore, cliente de Bank of America durante los últimos 10 años. Blakemore dijo que ya no piensa cerrar su cuenta corriente ahora que se ha eliminado la cuota de las tarjetas de débito. Pero estará al acecho ante cualquier otro cambio que pueda afectar a su billetera.

“Estoy bastante seguro de que van a encontrar alguna manera de conseguir ese dinero adicional”, dijo Blakemore, de 28 años, que trabaja para una organización sin fines de lucro para la recaudación de fondos en Nueva York. “Sólo habrá que ver si ofenden lo suficiente mi sensibilidad como para cerrar la cuenta”.

Bank of America Corp., Citigroup Inc., JPMorgan Chase & Co. y Wells Fargo & Co. están guardando silencio sobre si han registrado un incremento en el cierre de sus cuentas durante las últimas semanas. Sin embargo, las cooperativas de ahorro y crédito y los bancos pequeños de la comunidad han estado disfrutando del momento y emitieron comunicados de prensa que destacan lo que, según dicen, constituyen mejores tasas de interés y un servicio más íntimo, junto con consejos sobre cómo los consumidores pueden transferir las cuentas. Tampoco han sido tímidos ante la oleada de nuevos negocios que están disfrutando.

Navy Federal Credit Union, la cooperativa de crédito más grande del país, afirma que las aperturas de cuentas nuevas durante septiembre y octubre se incrementaron un 38% con respecto al año pasado. National Capital Bank, un banco comunitario con dos sucursales en Washington, D.C., indica que la gran mayoría de las aperturas de cuentas nuevas en las últimas semanas han sido de clientes de Bank of America hartos.

“La cuota sobre las tarjetas de débito fue definitivamente un impulso”, dijo Noah Wilcox, presidente de Grand Rapids State Bank en Minnesota, que también está disfrutando de un incremento en la apertura de cuentas.

Debido a que las cooperativas de crédito y los bancos comunitarios varían mucho de tamaño, es difícil medir el alcance total de las deserciones que están informando. Por ejemplo, Lower East Side People’s Federal Credit Union de Nueva York dice que está disfrutando de más de 55 aperturas de cuentas nuevas por semana. Eso es un gran salto con respecto a su promedio de alrededor de 10 cuentas nuevas por semana, pero es insignificante cuando se compara con las carteras de los bancos más grandes del país.

Los grandes bancos también han aprendido que las quejas de los clientes no siempre se traducen en acción. Esto es particularmente cierto para aquellos que tienen varias cuentas, depósito directo y pago automático; muchos deciden que simplemente no vale la pena la molestia.

“La gente hace un montón de quejas antes de que realmente actuar y trasladarse”, señala Marcos Schwanhausser, analista bancario de Javelin Strategy & Research.

La tormenta reciente sobre los cargos a las tarjetas de débito fue “un caso aparte”, porque los clientes lo vieron como un costo por acceder a su propio dinero, dijo.

Asimismo, el momento en que Bank of America hizo el anuncio de la cuota fue desafortunado en varios niveles. Además de la ansiedad que muchos están sintiendo en medio de altas tasas de desempleo y los salarios estancados, la noticia surgió cuando las protestas del movimiento “Ocupar Wall Street” captaban la atención de todo el país.

Y los grandes bancos han sido un objetivo clave de este movimiento, que ha aprovechado el resentimiento continuo que guardan muchas personas con respecto al papel de los bancos en la crisis financiera de 2008.

El mes pasado, dos docenas de manifestantes de Ocupar Wall Street fueron detenidos cuando ingresaron a una sucursal de Citibank en Nueva York y se negaron a retirarse. Los manifestantes también tocaron tambores y protestaron frente a las sucursales bancarias en otras ciudades; la semana pasada, PNC Bank cerró en dos oportunidades sus sucursales en el centro de Pittsburgh después de que ingresaron manifestantes.

Pero esos son los extremos. Schwanhausser de Javelin dijo que es probable que muchos clientes se aplaquen gracias a la bandera blanca de la industria en relación con los cargos a las tarjetas de débito.

“Las personas mirarán ese 5 de noviembre y dirán: ‘Hemos logrado nuestro propósito'”, afirmó Schwanhausser.

El sector bancario se puede sentir de la misma manera; representantes de Bank of America, Chase, Citi y Wells Fargo indican que no han tomado ninguna medida para preparar a los empleados de sus sucursales para una oleada de cierres de cuentas durante este fin de semana. Por otra parte, es posible que muchos de los cierres ya se hayan realizado.

Molly Katchpole, una niñera de 22 años de Washington, D.C., quien inició una solicitud por Internet instando a Bank of America a retirar la cuota de su tarjeta de débito, dijo que el cambio de actitud del banco no le va a ganar.

“El daño está hecho”, afirmó Katchpole, que desde entonces se unió a una cooperativa de ahorro en Washington, D.C.