LA VÍBORA

ESTO ES EL COLMO. ¿Pueden creer que hay alguien que piensa que la rancherita de Aracely Arámbula merece ser reconocida por su talento? Es tan irrisorio como decir que a La Víbora le deben dar un premio por su noble labor a favor de los artistas. Miren si tendrá suerte la poquita cosa esa que ayer por la noche la nombraron dizque Reina de la Herencia Hispana en Las Vegas. Esto fue por parte de la Asociación Internacional de Prensa, Radio y Televisión… bueno, eso de internacional está por verse, porque a mí nadie me pidió mi opinión, y que yo sepa, la representación de periodistas de todo el mundo dudaría en otorgarle un premio de esa naturaleza a alguien cuyo único acierto fue darle las… gracias a un cantante famoso. El presidente de esa organización todavía se atrevió a decir que Aracely es una inspiración para muchas mujeres, que porque ha sabido salir adelante por sí sola. Bueno, eso de sola como que no me checa porque no me trago eso de que Luismi no le suelta un peso. Además, les aseguro que es la persona (porque me rehuso a decirle actriz) más sobrevalorada de México. Todo mundo la quiere tener en sus novelas, y ya ven lo que pasó con Corazón salvaje: la pasaron al horario de la medianoche porque en lugar de heroína, la protagonista -en este caso Aracely- parecía la prostituta del pueblo. Así que díganme si hay algún mérito para haberle entregado ese reconocimiento. No sabe, o no quiere darse cuenta, de que si no hubiera sido porque le parió dos hijos a un tipo deschavetado, ella seguiría en la lista de artistillas mediocres de Televisa, tal cual Ninel Conde o la fea de Angelique Boyer. ¿Se acuerdan que la semana pasada hablamos del refrán en inglés que dice que cuando alguien tiene la suerte que no merece piso popo? Pues es el caso de la rancherita, ¿a poco no?

Prepárense, porque si no tuvieron suficiente con el disco del Gallito (in)feliz dedicado a José José, ya viene otro. Cristian Castro, con todo y lo inconforme que quedó con el Homenaje al Príncipe -recordarán que dijo que le impusieron a un productor y que no le permitieron opinar sobre los arreglos- ya tiene la continuación del álbum. Claro, ya no importa si en el primer disco parece que está imitando a José José. Lo que importa es que le fue bien con el CD, se llevó sus milloncitos a la bolsa y hay que grabar otro antes de que se pase el furor. ¿Y qué pasa si le vuelven a poner el mismo productor? Eso no importa. Mientras el mini Loco lleve agua a su molino, que el mundo siga girando. Por cierto, Carmen Salinas dijo que si el Gallito interpretara a Bugambilia, el travesti de su obra Aventurera, seria “una Bugambilia muy hermosa”. Mmmm, yo no estoy tan segura. Aunque a decir verdad, debería probar. Quiza Cristian ahí encontrará su verdadera vocación. Yo digo, ¿no?

¿Y qué onda con…

TATIANA? No puedo entender como una persona que ha tenido tantos problemas con el ex marido, puede todavía denominarse “La reina de los niños”. Eso es casi del calibre de lo que pasó con Xuxa, la brasileña, que tenía un programa infantil y que cuando estaba en el tope de su fama se supo que había posado desnuda en una revista tiempo antes de estar en la producción dedicada a los niños. Con Tatiana pasa algo no igual pero sí escandaloso. Estuvo casada con un energúmeno por años, y ahora, después de mucho tiempo de separados, siguen peleando por los derechos del nombre de Tatiana. Y luego, la artista sale en la tele con su cara de inocencia y cantando tal cual si fuera una virgencita que corta las flores del campo. ¿Pensará que los niños no se dan cuenta de lo horrenda que es su vida personal? ¿Y no deberían todos estos personajes que se dedican a vender su imagen de inocencia llevar una vida, si no ejemplar, por lo menos un poquito libre de escándalos? Yo digo, pues.