Latinos son clave para el mercado inmobiliario

Expertos señalan deben estar más preparados para cumplir con obligaciones financieras

Los hispanos fueron el grupo que más perdió en la actual crisis inmobiliara, pero desempeñarán un rol clave para que el mercado in se recobre a largo plazo, coincidieron varios expertos reunidos ayer en la conferencia anual de la Asociación Nacional de Profesionales Hispanos de Bienes Raíces (NAHREP).

Pero según Rick Sharga, vicepresidente de Realty Trac, el país tiene que asegurarse de que no se repitan los errores que condujeron a esta crisis, y buscar que los hispanos estén mejor preparados para cumplir con las obligaciones financieras que acarrea comprar una casa en el futuro.

“Hicimos que un montón de gente que no estaba preparada, y no sólo latinos, se embarcaran con una hipoteca, y hemos visto los resultados: la economía ha pagado por ello”, afirmó en el penúltimo día de la conferencia, que empezó el sábado.

Sharga aportó estas ideas en un panel dedicado a las perspectivas económicas del mercado latino. Según él, no será hasta 2013 y 2014 cuando empezarán a notarse avances graduales en ese negocio. “En algún punto de 2014 creemos que habrá una subida sostenida de los precios de las casas, y el mercado marchará mejor”, afirmó.

Al mismo tiempo que se producía la conferencia, la escuela de negocios Anderson de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) destacó en su último análisis que la situación inmobiliaria es uno de los tres factores causante de la recesión que continuarán colapsados en el futuro inmediato. Los otros dos son bienes duraderos e inventarios.

La situación es tan grave, apuntó el economista David Shulman, que si la construcción de casas llegase a caer aún más, el impacto en la economía sería a lo sumo modesto.

Pero por otro lado, afirmó, es remoto que se produzca una nueva recesión, un temor que ha estado en boca de los comentaristas casi todos los días en las últimas semanas. “Si llegarámos a tenerla, sería por el colapso de las exportaciones y por una caída severa del consumo que causara una bajada en la inversión de negocios. Es plausible que esto ocurra, pero no forma parte de nuestro pronóstico”, dijo Shulman.

En el caso de California, el reporte Anderson hace ver que las áreas cercanas a las costas del estado presentan una situación mucho más favorable desde el punto de vista económico, en comparación con regiones como Inland Empire, esta última las más castigada por la crisis inmobiliaria.

Según Larry Parks, vicepresidente de Federal Home Loan Bank, otro de los participantes en el panel económico de la conferencia de NAHREP, el sector inmobiliario, que constituye el 18% de la economía estadounidense, sigue en recesión.

Para los latinos, dijo, está situación no pinta bien, dado que el 20% de la mano de obra en la construcción la aportan aquellos. “El sector inmobiliario y la construcción están vinculados, y los hispanos son la cuarta parte del total de planillas en la construcción.

“Los empleos en la construcción cayeron de casi 12 millones en 2007 a nueve millones en 2010”, destacó.

A pesar de estos tonos grises, los panelistas destacaron que el promedio de hispanos anda por los 27 años, y que este factor de por sí asegura una segura y enorme demanda de vivienda en el futuro, lo que dará un nuevo impulso a la construcción, y levantará de nuevo el nivel de las ventas de casas.