Latinos, soporte demográfico

El crecimiento de los hispanos mitigó desplome en el estado

LANSING, Michigan – Con la cifra de 436,000 latinos, Michigan ocupa el segundo lugar en población hispana en el Medio Oeste, después de Illinois. Así lo dio a conocer Rubén Martínez, director del Instituto Julián Samora de la Universidad Michigan State, en Lansing, la capital de ese estado. “Somos 436,000 latinos en Michigan”, añadió.

Detroit, por su parte, dejó de ser una de las 10 ciudades más grandes de Estados Unidos desde que, desde mediados de la década de los cincuentas, comenzó a despoblarse al punto de haber perdido más de un millón de habitantes, de los cuales el 80% son blancos.

Sin embargo, la comunidad latina creció en un 29% entre los años 2000 y 2009.

Martínez pertenece a una larga dinastía de latinos afincados en el suroeste de Estados Unidos y se reconoce como parte de esa histórica genealogía enraizada en lo que se consideraba hace 10 u 11 generaciones atrás como la Nueva España.

Como tal, y desde su perspectiva de sociólogo y profesor universitario, ha sido testigo de los cambios, avances y retrocesos de una comunidad latina que va cobrando fuerza en los aspectos social, económico y demográfico, los cuales constituyen el núcleo de los estudios a los que se dedica desde su posición al frente de ese centro de investigación.

Michigan se ha transformado y pasó de ser uno de los estados con más lento crecimiento en el país a uno que ha perdido una población estimada en 121,000 habitantes entre 2005 y 2009.

El estudio ‘Latinos and Michigan’s Population Changes’, cuyo autor es Martínez, afirma que “si no fuera por el crecimiento en la población latina e inmigrante, Michigan habría experimentado una mayor pérdida neta en su población”.

Como en el resto del país, Michigan enfrenta una disminución del peso proporcional de la población blanca, la cual comprende un 77.4% en todo el estado. Los afroamericanos conforman un 14.2% mientras que los latinos son el 4.2%.

Este segmento cuenta con una amplia mayoría de habitantes de origen mexicano: 73%. 8.1% son puertorriqueños, 4.2% centroamericanos, 2.8% sudamericanos, 2.3% de cubanos y 9.7% de otros latinos.

“Aquí han vivido latinos por más de un siglo, los primeros vinieron al terminar el siglo XIX. Sólo había unos 2,000 de habla hispana que eran mayoritariamente de origen español”, señala Martínez.

Sin embargo, al entrar al siglo XX comenzaron a llegar los mexicanos quienes trabajaban predominantemente en la agricultura.

La industria que cambió al mundo

Fue la industria automotriz lo que atrajo el interés de los inmigrantes, tanto del continente como de todo el mundo.

Durante la Primera Guerra Mundial llegaron numerosos mexicanos pero más tarde, en la década de los treinta, muchos fueran repatriados por iniciativa del gobierno estadounidense.

A raíz de la Segunda Guerra Mundial empezó el programa Bracero mediante un acuerdo entre los gobiernos de México y Estados Unidos con el fin de aumentar la fuerza laboral.

El icono de los derechos de los trabajadores, Cesar Chávez, líder de los trabajadores agrícolas visitó Michigan muchas veces.

“El [Chávez] era muy querido y respaldado por los latinos de Michigan”, dijo Martínez.

Eran los tiempos, dice el académico, en que había muchas oportunidades de trabajo y no era necesaria una educación avanzada para establecerse.

“Había vecindades, barrios, el más viejo esta en el suroeste de Detroit, el cual se inicio en 1920 con personas que venían a trabajar en las fábricas de automóviles o que hacían autopartes, y que venían de otras ciudades del suroeste o de México”, añadió.

Quienes trabajaban en la agricultura se asentaban en ciudades pequeñas como Saginaw, donde se registran familias latinas desde la década de los treinta.