Mar se traga la costa

Expertos predicen que el nivel del océano subirá 4.6 pies para el 2100

Una mala noticia para los vecindarios costeros de California: el mar no se quedará quieto. Sus aguas, presionadas por el cambio climático, crecerán a un nivel de hasta 4.6 pies para el año 2100, inundando gran parte del barrio angelino de Venice Beach, playas de Malibu y otras zonas.

Según predicciones de expertos de la Universidad Estatal de San Francisco, el Océano Pacífico peleará terreno a la costa californiana durante los siguientes 90 años, causando serios daños a las propiedades y la caída del sector turístico, y obligando a invertir en un costoso blindaje.

El estudio sugiere que el popular Venice Beach, con más de 40,000 habitantes, podría perder hasta 440 millones de dólares en ingresos del turismo si el nivel del mar aumenta hasta 4.6 pies. una proyección específica para la costa de California en base a estudios científicos recientes.

Los daños a sus estructuras por erosión y tormentas podrían costar hasta 51 millones de dólares en esa comunidad, mientras que el gasto del blindaje de espacios abiertos alcanzarían los 70 millones de dólares, concluye el reporte, financiado por el Departamento de Navegación y Vías Acuáticas de California.

Pero no todo está perdido. Proyectos capitales y la colocación de espigones permitirán que, aún cuando el mar avance, haya suficiente espacio en la playa “para seguir recibiendo millones de visitantes”, precisa el análisis. Gran parte de ese lugar, sin embargo, sigue en el mapa de posibles inundaciones en caso de un tsunami, que elaboró el Departamento estatal de Conservación en 2009.

Las playas de Malibu, también consideradas como un lugar peligroso por esa entidad, perderían casi 500 millones de dólares en ingresos del sector turístico, al tiempo que el daño a viviendas, negocios y otras propiedades sería de 28 millones de dólares. Para Zuma Beach y Broad Beach, en concreto, los daños a la vida silvestre podrían rebasar los 102 millones de dólares.

“En California, nuestra costa es uno de nuestros más valiosos recursos naturales. Más del 80% de los californianos viven en comunidades costeras y las playas apoyan las economías locales”, señala Philip King, economista de la Universidad Estatal de San Francisco y autor del reporte. “El nivel del mar tendrá repercusiones en todas las economías locales y la estatal”, advirtió.

El impacto económico por el avance del océano también incluyó las playas Ocean Beach en San Francisco, Carpinteria en Santa Bárbara y la reserva estatal Torrey Pines en San Diego.

Un problema adicional a la creciente permanente del mar serían inundaciones más profundas y extensas, lo cual causaría daños adicionales en las comunidades costeras, subraya el estudio.

Si bien las montañas que rodean Malibu detendrían en la carretera Pacific Coast Highway el avance de una inundación provocada por un maremoto, en Long Beach el agua alcanzaría todo el puerto y varias cuadras cercanas a la costa.

Si se cumple la predicción, en 2100 la furia de la Madre Naturaleza sería aún peor.