Miguel Calero, fin de una era

El portero de los Tuzos del Pachuca dirá adiós a la cancha mañana ante Pumas

PACHUCA, México (EFE).- El colombiano Miguel Calero, portero del Pachuca, se despide mañana del futbol en el duelo ante los Pumas de la UNAM, en la decimocuarta fecha del Torneo Apertura 2011, tras 23 torneos, 394 partidos en la Primera División de México y 10 títulos ganados.

El arquero, de 40 años, dice adiós como uno de los símbolos del Pachuca y el único jugador que participó en los 10 títulos que el equipo del estado de Hidalgo conquistó en la década pasada, en la que Calero fue protagonista.

Cuatro títulos del torneo mexicano y seis internacionales, incluidos cuatro de zona de Concacaf, una Copa Sudamericana y una SuperLiga en Estados Unidos, son la herencia que deja el colombiano a un club que creyó en su talento y por eso lo trajo a México.

Calero arribó en el Torneo de Invierno 2000 procedente del Atlético Nacional colombiano, después de su debut con el Sporting de Barranquilla (1987-1992), ya desaparecido, y de jugar para el Deportivo Cali (1992-1997).

Su labor en el Nacional (1998-2000), con el que conquistó el título nacional colombiano en 1999, le dio el impulso para buscar suerte en el extranjero y el Pachuca fue su mejor opción.

Calero fue campeón con la selección Colombia en la Copa América 2001, aunque fue suplente de Óscar Córdoba en la mayoría de los partidos, pues jugó solo uno.

También fue suplente en el Mundial de Francia 1998.

Con el Pachuca, el colombiano acumuló 450 partidos sumando todos los torneos nacionales e internacionales en los que participó.

Su meta era completar los 400 partidos en la Primera División mexicana, pero hasta el momento suma 394.

El portero jugó, además, cinco partidos en el torneo Sub-20 de fuerzas básicas y 51 juegos en competencias internacionales.

Pero no todo fueron buenos resultados para Calero.

En septiembre de 2007 sufrió una trombosis venosa que puso su vida en peligro.

Estuvo en recuperación cuatro días y cumplió una rehabilitación de dos meses.

El guardameta solo jugó cinco encuentros del Apertura 2007 y regresó ya recuperado para el Clausura 2008.