Negociaciones en el LAUSD

Los intereses de los alumnos y los padres no pueden estar aislados de las negociaciones sobre el contrato laboral entre el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles y el Sindicato de maestros de Los Ángeles. El acuerdo debe tomar en cuenta las reformas que se han ido debatiendo e implementando.

En este sentido damos nuestro respaldo a una amplia y diversa coalición que bajo el nombre “No nos retengan” agrupa organizaciones de padres, educativas y vecinales que buscan ejercer influencia en las negociaciones laborales entre educadores y administración.

Creemos que el nuevo acuerdo debe incluir, por ejemplo, alguna manera para que el rendimiento de los alumnos integre la lista de elementos utilizados para evaluar a los maestros.

También pensamos que se debe proteger la Opción Pública, especialmente alentar las propuestas alternativas lideradas por los educadores como las escuelas piloto.

Estas son solo algunas de las propuestas de la coalición que cuentan con nuestro respaldo. La meta es lograr que administradores, maestros, alumnos y padres puedan unir sus esfuerzos para la meta común que es el aprendizaje de los estudiantes.

No creemos que la escuela debe ser un campo de batalla de intereses en conflicto. La enseñanza y el aprendizaje, el educador y el educado son partes indivisibles de un sistema que está comprometido a que sus graduados salgan preparados para el futuro laboral.

El nuevo contrato laboral entre los maestros y el LAUSD debe dar protecciones a los educadores, para eso está el sindicato, pero estas acciones no tienen que afectar negativamente la enseñanza. La negociación del nuevo contrato es una oportunidad para que maestros, administradores y padres puedan trabajar juntos por el bien de los alumnos.