‘No hay paramilitares’

Gobierno dice que no hay evidencia de que existan esos grupos en México

MEXICO D.F. – El gobierno del presidente Felipe Calderón descartó ayer la presencia en México de grupos paramilitares, como algunos comenzaron a sugerir a raíz de la divulgación de un vídeo en internet en los que un grupo de enmascarados que se denominó un “brazo armado del pueblo” juró aniquilar al cartel de las drogas de Los Zetas.

“De los indicios que tiene el gobierno federal, no existen elementos para suponer que ese u otro grupo con esa naturaleza paramilitar exista en México”, dijo en rueda de prensa Alejandra Sota, vocera del gobierno federal.

La funcionaria dijo que el grupo de enmascarados, según información de las autoridades, pertenecería a un grupo del crimen organizado que busca apoderarse de las actividades de una organización rival en el estado de Veracruz, en el este del país y que ha visto recientemente una espiral de violencia y asesinatos.

En un video divulgado hace unos días, cinco hombres enmascarados y vestidos de negro aparecen en cámara sentados frente a una mesa con botellas de agua y dicen ser “Mata Zetas”.

El único hombre que habla dijo que su grupo atacará a Los Zetas porque está cansado de los secuestros y la extorsión cometidos por esa organización.

Los Zetas, un grupo creado en la década de 1990 por desertores de unidades de élite del ejército mexicano y ahora transformado en un cartel de las drogas, ha asolado en los últimos meses a estados del este de México, incluido Veracruz.

El video apareció unos días después de la masacre de 35 personas en Veracruz, incluidas 12 mujeres y dos menores de edad, cuyos cuerpos fueron arrojados a plena luz del día casi enfrente de un centro comercial, quienes fueron vinculadas al cartel de los Zetas y cuyos victimarios se cree pertenecerían al grupo Jalisco Nueva Generación, le dijo la semana pasada a la AP un oficial de las fuerzas armadas mexicanas cuyo nombre no fue revelado por seguridad.

“Nosotros somos guerreros anónimos, sin rostro, pero orgullosamente mexicanos”, señaló en el mismo video el hombre encapuchado.

El gobierno federal anunció que la Procuraduría General de la República inició una investigación en torno al video y al día siguiente el secretario de Gobernación, Francisco Blake, advirtió que las autoridades combatirán a cualquier grupo que se erija como “combatiente” anticrimen.

Tras la divulgación del video y los comentarios del gobierno, en algunos medios de comunicación advirtieron del posible surgimiento de grupos paramilitares.

El senador izquierdista Ricardo Monreal afirmó que los comentarios del secretario de Gobernación “da por sentado que existen” los grupos paramilitares “y que el estado los va a combatir”.

Interrogada específicamente sobre si los autollamados “Mata Zetas” eran considerados paramilitares, la vocera del gobierno federal lo rechazó.

“Con los indicios que tiene el gobierno federal, hasta el momento no existen elementos para suponer que este grupo criminal pueda definirse bajo la categoría de paramilitar”, dijo Sota en una rueda de prensa conjunta con el director de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, Yuri Fedotov.

En Colombia, un país que algunos suelen utilizar como referencia respecto a la lucha contra el narcotráfico que hoy se vive en México, aparecieron en determinado momento grupos como Perseguidos por Pablo Escobar (PEPES), al cual se le atribuye parte de la cacería contra el extinto barón de las drogas colombiano.

Sin embargo, otras agrupaciones de esa índole, formadas con el pretexto de combatir las guerrillas izquierdistas, evolucionaron hacia el narcotráfico y se les atribuyen incontables excesos contra decenas de miles de civiles a quienes masacraron y despojaron de tierras.