Para no temer a Clembuterol

GUADALAJARA, México (EFE).- El gerente de alimentos de la Villa Panamericana, Eduardo Agredano, dijo ayer que se consumirán unas cuatro toneladas de carne diarias cuando los Juegos Panamericanos de Guadalajara acojan al máximo número de atletas.

“Entre deportistas, equipo técnico, voluntarios, miembros de seguridad, servicios médicos y demás miembros de la Villa, contamos con que se consuman cuatro toneladas de carne cada día cuando se alcance el pico más alto de asistencia de deportistas”, explicó Agredano.

En ese momento se espera también la ingesta diaria de unas seis toneladas de proteínas entre los platos preferidos de los atletas, que van desde la pasta hasta los vegetales, las verduras, la fruta y los cereales.

La alimentación está cuidada hasta el máximo detalle y la seguridad que la rodea no podía ser menos.

“Tenemos un equipo de trabajo conformado por personas de diferentes disciplinas cuya función es supervisar las medidas de seguridad en torno a la comida”, apuntó Agredano.

La organización solicita a los proveedores que los alimentos vengan desinfectados, pero aún así, una vez que se reciben en el almacén de la Villa, se lleva a cabo otra desinfección “muy extrema”.

“No queremos riesgos y nos aseguramos de que se cumplan todas las medidas de sanidad, desde el simple lavado de manos de los empleados hasta la desinfección de los utensilios”, manifestó Agredano, cuyo objetivo es que los alimentos no encuentren vía alguna de contaminación.

Por el momento no ha habido casos de indigestión aunque sí se produjo recientemente un susto protagonizado por una atleta, cuyo nombre y país no quiso desvelar.

Acostumbrado a ciertas peticiones de los responsables de cada selección, señala: “Unos quieren pimienta en la carne y otros no. Unos nos piden más hamburguesas y otros menos. Lo importante es que todos tienen buena disposición. Su único problema debe ser competir, no la comida. Para eso ya estamos nosotros”, finalizó.