Parque para el barrio

Residentes de Lincoln Heights podrán disfrutar de zona verde junto al río

Una planta abandonada adyacente al Río Los Ángeles se convertirá en una extensión de 2.4 hectáreas del Centro Recreativo Downey, en Lincoln Heights. En unos años, los residentes del vecindario, rodeado por una zona industrial, podrán disfrutar de un parque de 4 hectáreas.

La que fuera propiedad de la lechería Albion se adquirió con fondos de la Proposición O, que subvenciona proyectos enfocados en la limpieza del agua. Ayer concluyó la última fase de demolición y hasta los más distraídos se enteraron: el alcalde AntonioVillaraigosa y el concejal Ed Reyes tumbaron con maquinaria pesada la única pared en pie, estremeciendo la tierra y levantando una nube naranja.

“¡Es fantástico!”, dijo sobre el nuevo parque Antonio Rosas, de 72 años y quien ha vivido en Lincoln Heights toda la vida. “Voy a traer a mi perro a diario. Por muchos años han estado estos edificios”.

Con una población de casi 30,000 habitantes, de los cuales el 71% son latinos, el barrio ofrece pocas áreas verdes a sus habitantes. El más grande es el parque Lincoln, pero quienes viven cerca del río deben trasladarse en coche, autobús o caminar alrededor de una milla. “Me voy a ahorrar la gasolina”, celebró el señor Rosas.

Este proyecto es clave para el Plan Maestro de Revitalización del Río Los Ángeles, cuya misión es transformar más de 30 millas continuas de áreas verdes para servir a las comunidades colindantes. El ayuntamiento adquirió la propiedad en 2009 por 12 millones de dólares. Ahí planea invertir 3 millones en una planta tratadora de aguas pluviales.

“Esta es la manera de decirle a los niños y a sus familias que hay futuro para ellos”, comentó el concejal Reyes, quien ha enfocado su trabajo político en la revitalización del río. Su idea es que antes de concluir su último término en el Cabildo angelino, en junio de 2013, la extensión del Centro Recreativo Downey, al cual consideró un “santuario”, abra sus puertas.

En diez años, su oficina ha abierto unos 100 acres de parques en el Distrito 1, que abarca los vecindarios de Highland Park, Elysian Park, Montecito Heights, Chinatown y Mount Washington.

Ninguna de estas comunidades ha rebasado el nivel delictivo registrado en Lincoln Heights durante los últimos seis meses, según estadísticas del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD). En ese período han ocurrido tres asesinatos, 25 hurtos en viviendas, 46 robos de autos y 53 asaltos agravados.

Por eso, Villaraigosa festejó que un nuevo espacio se abra para las familias de un barrio históricamente desatendido, más aún por encontrarse junto al Río Los Ángeles, un recurso natural, dijo, “de triste fama por la negligencia”. “Pensar en grande, incluso en medio de esta crisis económica, es la única manera de encarrilar a Los Ángeles como una ciudad de primer mundo”, añadió el alcalde.