Ponen en su lugar a los Rays

Shields pierde el control y Rangers se levantan con rally de cinco en el cuarto

ARLINGTON, Texas (AP). – Mike Napoli empató la pizarra con un sencillo de dos rayas antes de que el abridor de Tampa Bay, James Shields, hiciera dos lanzamientos descontrolados a un mismo bateador, y los Rangers de Texas se alzaron ayer con el triunfo 8-6 sobre los Rays en el segundo partido de la serie divisional en la Liga Americana.

Luego de que el sencillo de dos carreras de Napoli empató la pizarra en 3-3, uno de los lanzamientos descontrolados de Shields envió al plato la carrera del desempate en un ataque de cinco rayas en la cuarta entrada que le dio a Texas la ventaja definitiva.

La serie al mejor de cinco va a una victoria por bando. El tercer partido se llevará a cabo mañana en el Tropicana Field de St. Petersburg, Florida.

El piloto de Texas Ron Washington enviará a la lomita a Colby Lewis. Mientras que el dirigente Joe Maddon lo hará con David Price.

Ian Kinsler agregó un doble de dos carreras y Mitch Moreland un jonrón solitario por Texas.

Por los Rangers, el venezolano Elvis Andrus de 4-0 con una anotada.

Los dominicanos Adrián Beltré de 3-0 con una anotada y una empujada, y Nelson Cruz de 4-1 con una anotada.

La derrota llega después de un rotundo triunfo del novato Matt Moore, de 22 años.

Sólo un equipo como los Rays puede arriesgarse y poner como abridor del primer juego de una serie de playoffs a un novato con apenas una apertura previa.

Y hay más: que la apuesta le funcione como se sucedió el viernes cuando Matt Moore, el zurdo de 22 años, cubrió siete entradas sin permitir carreras para que Tampa Bay se llevase una victoria 9-0 sobre los Rangers de Texas, los campeones vigentes de la Liga Americana y dueños de una ofensiva con tres hombres que batearon al menos 30 jonrones.

Esto no es suerte, no es obra de la casualidad. Es el reflejo de la personalidad de un equipo que maximiza los pocos recursos económicos que tiene.

“Así es como operamos”, dijo el gerente Andrew Friedman tras la apertura de Moore. “Tenemos que conseguir lo imposible. Creo que lo hemos logrado en el pasado”, dijo.