Prepara tu propia agua

¿A quién no le gusta la soda? Probablemente es muy poca la gente que responda: “a mí no”. Ya sea que la tomes con la comida o por sí sola, es muy común consumir una de estas bebidas al día. Es más, las autoridades de salud pública de Los Ángeles dicen que más de la mitad de los latinos beben una soda u otra bebida endulzada al día.

Esta es una de las formas más rápidas de subir de peso. Y lo peor es que ni si quiera nos damos por enterados.

Algunos expertos consideran que estas bebidas azucaradas no son adictivas como el tabaco o el alcohol. Pero yo creo que sí lo son tanto o más, debido a que son aceptadas socialmente y disponibles hasta en máquinas dispensadoras en edificios, estacionamientos, aeropuertos, etc.

El azúcar procesado tiene un grado de adicción que es difícil de romper. Intente pasar una semana sin una soda, sin cereal sin azúcar o sin bebidas endulzadas y verá que le será casi imposible.

Según las autoridades de salud pública las personas deberían de beber un máximo de 350 calorías a la semana, es decir, no más de 28 onzas fluidas. En términos sencillos significa alrededor de dos latas de soda.

Pero no se preocupe, hay otras opciones. Puede preparar sus propias bebidas deliciosas sin necesidad de agregar azúcar. Por ejemplo, puede agregarle rodajas de pepino, limón, naranja o cualquier otra fruta que esté de temporada.

También puede licuar un plátano (guineo o banana) sólo con agua y descubrirá lo sabrosas que son las frutas por sí solas si les da la oportunidad.

Otra forma sencilla de preparar bebidas saludables y diferentes es tomar como base agua mineral y agregarle un poquito de Jamaica, tamarindo o jugo de frutas.

Siempre prefiera los jugos de frutas 100% naturales y los que usted prepare en su casa. De esta forma mantendrá el control de lo que ingiere.

No deje que su familia forme parte de las estadísticas de diabetes, obesidad o diferentes tipos de cáncer que se pueden prevenir. Tome control de lo que comen y de lo que beben.

Actualmente, más del 43% de los niños de 17 años o menores consumen por lo menos una bebida azucarada en un día promedio. Esto aumenta el riesgo de obesidad un 60% con dada porción adicional diaria de un refresco.

Recuerda lo que decía el padre de la medicina, Hipócrates: “Que tu comida sea tu medicina”.

Suscribite al boletín de Noticias

Recibe gratis las noticias más importantes diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain