Preparan plan para defender DREAM Act

El asambleísta republicano, Tim Donnelly, quiere que se elimine

SACRAMENTO.- No había terminado de secarse la tinta de la firma del gobernador Jerry Brown sobre el Dream Act – la nueva ley que da ayuda financiera a los estudiantes indocumentados -, cuando el asambleísta republicano de Hesperia, Tim Donnelly, iniciaba una campaña de recolección de firmas para echarla abajo. Pero ayer varios grupos del Sur del estado anunciaron que no dejarán que el sueño hecho realidad de miles de estudiantes, sea derrotado en un referendo.

Ron Gochez de la Unión del Barrio de Los Ángeles dijo que tendrán un foro comunitario el 26 de octubre en la secundaria Santee de Los Ángeles para discutir la campaña que lleve a derrotar la iniciativa que pretende echar abajo el Dream Act. “Tenemos que hacer que estudiantes, padres, maestros y la comunidad se organicen y el primero paso es registrar a las personas para que puedan votar, especialmente a los jóvenes”, dijo Gochez.

Donnelly necesita 504,000 firmas para calificar y poner en la boleta electoral de noviembre de 2012 un referendo sobre el Dream Act, y sólo tiene 90 días para reunirlas que ya comenzaron a correr a partir del 8 de octubre cuando Brown firmó la nueva legislación.

Según declaró tras presentar la solicitud del referendo en la oficina de la Procuradora del Estado, ya tenía 3,000 voluntarios para conseguir firmas.

Joseph Villela de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (Chirla) indicó que van a empezar a monitorear la recolección de firmas. “Si llega a calificar para la boleta electoral, vamos a defender el Dream Act. No nos vamos a dormir en nuestros laureles porque esta nueva ley nos beneficia a todos y va a dar a California el millón de graduados universitarios que necesitará para el 2025”.

Nativo López, de la Asociación Político México Americana (MAPA), dijo que el 28 y 29 de octubre se reunirá el Congreso Latino Nacional en el Colegio Pitzer de la ciudad de Claremont, para platicar sobre la estrategia para derrotar lo que llamó una ofensiva contra el Dream Act.

“Donnelly por si sólo no puede ganar, no tiene organización ni financiamiento pero si intervienen los hermanos Koch que dieron el dinero para iniciar el Tea Party, no cabe duda que logrará las firmas para poner el referendo en la boleta electoral de noviembre de 2012 pero no podrá ganar en las urnas porque es cuando más gente liberal sale a votar”, indicó López.

Los miles de estudiantes que se beneficiarán con el Dream Act que entrará en vigor en enero de 2013 no sólo se enfrentan ante un posible referendo si no que ayer les salió otro potencial enemigo cuando tres republicanos, entre ellos el ex presidente del Partido Republicano en California, Tirso del Junco presentaron en la oficina de la procuradora Kamala Harris una propuesta de iniciativa.

Se trata del Acta de Protección de los Contribuyentes de California del 2012, la cual pretende prohibir que los inmigrantes indocumentados reciban ayuda financiera pública.

Busca además obligar a que se tomen huellas dactilares para los servicios de embarazo de Medical y que éstos se transmitan al Departamento de Seguridad Interna de la Nación. Al mismo tiempo que la policía entregue a las autoridades federales de migración a los detenidos que tengan una orden de deportación.

Una propuesta similar fracasó en 2009 al no obtener las firmas para calificar y aparecer en la boleta electoral.